Suman voces contra la discriminación política en universidades cubanas

En menos de 48 horas la petición dirigida al gobierno cubano ha logrado más de 1300 firmas y se encuentra en pleno crecimiento en momentos en que inicia el nuevo curso escolar.
Suman voces contra la discriminación política en universidades cubanas
 

Reproduce este artículo

La carta abierta de profesores y estudiantes en contra de la discriminación por motivos ideológicos en las universidades cubanas, ha cobrado nuevas dimensiones. 

El documento, rubricado inicialmente por 14 docentes, fue subido a la plataforma Change.org este sábado para que pueda ser respaldado por todo el que lo desee, sin ningún tipo de distinción.

En menos de 48 horas la petición dirigida al gobierno cubano ha logrado más de 1300 firmas y se encuentra en pleno crecimiento en momentos en que inicia el nuevo curso escolar.

Destaca el respaldo dado por reconocidos profesores e intelectuales del país y también por jóvenes docentes, muchos de ellos alejados hoy de las aulas cubanas producto de las políticas discriminatorias que se han aplicado de manera sistemática en las universidades. 

Omar Everleny Pérez, prestigioso economista y profesor durante muchos años de la Universidad de la Habana escribió al rubricar la petición: "Firmo esta carta porque yo también fui afectado por esa política incongruente e ilógica en las actuales circunstancias que vive Cuba". 

Igualmente, Medardo Antonio Rodríguez, investigador y profesor de Ciencias de la Computación en varias universidades del país expresó: "Cosas como éstas han afectado a muchos durante años, yo incluido. Es de las cosas que nos han destruido".

También María Karla Pérez, estudiante de la Universidad de Las Villas expulsada definitivamente de la Educación Superior, escribió: “Firmo porque las universidades cubanas deben ser un espacio para la creación y no para el adoctrinamiento. Y con esta firma van mis deseos de que a nadie más le pase lo que a mí en 2017.”

Una parte importante de los firmantes calzó su decisión en el espíritu inclusivo y humanista que debe caracterizar a los centros de enseñanza de la Educación Superior.

“La universidad pública, donde esté, tiene el deber de servir universalmente a ciudadanos y ciudadanas, acompañarles con excelencia académica y ser plataforma para la discusión, el debate, el disenso, la política que no es sin conflicto. Firmo esta carta porque quiero para Cuba que sus universidades sean completamente públicas: crecientemente inclusivas para su claustro docente, de estudiantes, administrativo”, afirmó la profesora e investigadora Ailynn Torres Santana.

También Mabel Cuesta, docente en la actualidad de la Universidad de Houston y co-presidenta de la sección Cuba de la Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA, siglas en inglés) comentó:

“Por una Educación Superior en donde haya espacio para la libertad de expresión y pensamiento. Para la pluralidad. Para la convivencia pacífica de filiaciones políticas e ideológicas. Para una actualización de los modelos de ciudadanía permisibles”.

 

 

Entre los firmantes también se encuentran los directores de medios de prensa cubanos no oficiales Elaine Díaz, José Jasán Nieves, Norges Rodríguez, Yoani Sánchez, Maykel González; Abraham Jiménez y Pedro Enrique Rodríguez; el científico Ariel Ruiz Urquiola; las activistas Sandra AbdAllah-Ramírez, Yasmín Silvia Portales y Martha María Ramírez; los juristas Eloy Viera y Michel Fernández; los críticos de arte Danae Diéguez, Anaeli Ibarra y Dean Luis Reyes; el director de cine Juan Carlos Cremata; así como un número considerable de egresados universitarios de diferentes especialidades. 

La petición también ha sido respaldada por profesores de otros países que defienden el derecho a la autonomía universitaria y la libertad académica.

Aunque muchas personas desde Cuba han reportado el bloqueo de la plataforma Change.org en el país y la lentitud de la conexión, los interesados se las han arreglado para acceder a la petición y firmarla usando VPN, proxys o a través de terceros. También profesores y estudiantes universitarios en activo en las instituciones del país han respaldado la solicitud, aun cuando muchos no lo han hecho público por motivos de seguridad. 

No obstante, mientras continúa creciendo el número de personas que reclama el fin de las discriminaciones por motivos políticos en las universidades, el gobierno de Cuba no muestra la más mínima intención de rectificar su postura.

Por el contrario, sus funcionarios continúan realizando declaraciones públicas que reflejan el espíritu excluyente de sus políticas. Muestra de ello es el más reciente tuit de la ministra de Educación, Ena Elsa Velázquez, quien ante un señalamiento de un usuario en twitter a la calidad de los uniformes escolares, expresó: “Los que no viven en Cuba no tienen derecho a criticarnos”.