Se dispara consumo eléctrico en municipio cubano según el régimen
Es lógico pensar que en una provincia donde en pocos días se recaudaron unos 360 mil dólares en las “novedosas” tiendas, sus municipios menos pobres incrementen su consumo eléctrico por la operatividad de más electrodomésticos en varios núcleos familiares
Cabaiguán es uno de los municipios más prósperos, o menos pobres, de Sancti Spíritus

En días pasados la prensa local de Cabaiguán, en la provincia cubana de Sancti Spíritus, destacó que el consumo eléctrico se había disparado en el municipio. Según las estadísticas del régimen, se habían consumido 131 megawatts más de los planificados para enero.

Enrique Hernández Laussao, vicepresidente del Consejo de la Administración Municipal, barajó varias hipótesis para justificar el “sobregiro”, que van desde la adquisición de los residentes en el municipio de equipos electrodomésticos en las tiendas recaudadoras de divisas habilitadas para tal efecto, hasta el inicio de las operaciones de los centrales azucareros por la zafra.

En declaraciones a Radio Cabaiguán, cuyo reporte al respecto ya no está disponible, quizás porque una indicación de “arriba” mandó a retirarlo ante la repercusión del dato en algunos medios que tratan los temas de Cuba fuera del oficialismo, Hernández Laussao afirmó que, ante el incremento, resulta esencial mantener las prácticas de ahorro energético en los hogares y centros laborales.

Según dijo, hay una tendencia al “sobregiro que representa 29 toneladas de diésel” y existen actores que consumen mucha energía eléctrica como “trabajadores por cuenta propia, Cooperativas de Créditos y Servicios (CCS) y entidades al frente de la producción local de materiales de la construcción”.

“Hoy el llamado es a extremar el ahorro”, subrayó el funcionario local, al tiempo que “exhortó a disminuir el gasto en los horarios pico del mediodía y la noche en la Refinería de Petróleo Sergio Soto”, así como en “instituciones hospitalarias, la Torrefactora de café y la cantera Nieves Morejón, algunos de los centros que por su actividad demandan mayor gasto de hidrocarburos”.

Directamente el funcionario no acusó que la causa fuera la adquisición de nuevos equipos consumidores de energía. Fue una disposición gubernamental para recaudar divisas, evitar la fuga de parte de las mismas hacia compras en el extranjero y fomentar en mayor escala el envío de remesas.

Sin embargo, es inevitable pensar que en una provincia donde en pocos días se recaudaron en las “novedosas” tiendas unos 360 mil dólares, uno de sus municipios menos pobres, Cabaiguán, incremente su consumo eléctrico por la operatividad de más electrodomésticos en varios núcleos familiares.