Santiago de Cuba: Joven madre de dos niños vive en precarias condiciones
Beltrán Domínguez vive entre "seis paredes" como ella misma explica: las cuatro de abajo, el techo y el piso, que además es de tierra
Santiago de Cuba: Joven madre de dos niños vive en precarias condiciones

Eneyis Beltrán Domínguez vive en El Cristo, Santiago de Cuba. Tiene 30 años y es madre de dos niños, una hembra de 10 años y un varón de 7 años.

En varias ocaciones ha tenido que abandonar su vivienda e irse a casa de su madre. La ayuda que ha recibido por la pandemia del coronavirus ha sido solo un módulo de alimentos para niños que ella no tiene dinero para pagar. Se siente olvidada por el gobierno.

 

 

Beltrán Domínguez vive entre "seis paredes" como ella misma explica: las cuatro de abajo, el techo y el piso, que además es de tierra.

"Antes era un poco más grande pero la reduje por una madera que estaba echando polvo y toda la ropa de uniforme de los niños expuesta. Entonces la madera tuve que cogerla para cocinar en leña. No tengo con qué cocinar. Estamos a la orilla de la carretera", contó a ADN Cuba.

El baño es apenas una letrina.

En ocasiones, Eneyis se desplaza a la vivienda su madre, que aunque de mayor tamaño está en pésimas condiciones.

"Tiene un poco más de espacio pero está en malas condiciones y cuando llueve se moja todo".

La muchacha espera respuestas de las entidades a las que se ha dirigido: trabajadores sociales y Poder Popular, sin embargo hasta el momento no recibe apoyo.

Una vez recuerda que llegaron autoridades para demoler la casa, porque habían dicho que estában ilegales, pero ellos tienen los papeles del terreno y se salvaron.

Esta joven madre tampoco puede pagar los 51 pesos cubanos (2 dólares) que vale el módulo de alimentos que pasan vendiendo, pues no tiene trabajo.

"¿Quién no se desespera en esa situación así, que son cuatro paredes y tratando de trabajar para no depender de nadie, y sin poder? He hecho gestiones y me han dicho que estoy en edad laboral, pero fui al hospital por un certificado médico y me remitieron a un reumatólogo pero con la pandemia no pude ir", señaló.

"No ha habido una atención ni ayuda por parte del gobierno, Me siento olvidada", concluyó.

Incluso el gobernante cubano, Miguel Díaz-Canel, reconoció a finales de mayo que el tema de la vivienda era “el principal problema social acumulado que enfrenta Cuba” y volvió a apelar al trabajo del Gobierno “con sensibilidad y constancia” para resolver la crisis enquistada del sistema.

La Habana, ciudad capital y el territorio con mayor densidad poblacional de Cuba, mantiene un déficit de 206 mil viviendas, según las últimas cifras oficiales, dadas a conocer en 2017. Estos últimos años la provincia ha registrado frecuentes derrumbes que engordan las cifras de personas que a la espera de un nuevo techo.

Esta situación se agravó el pasado año con el paso de un intenso tornado que azotó la ciudad y dejó siete muertos, casi 200 heridos, unas 7,800 casas dañadas y más de 10 mil desplazados.