Rubio: los reyes dieron la espalda a José Daniel Ferrer

El senador republicano Marco Rubio criticó hoy a los reyes de España por tomarse una foto donde aparece la efigie de Ernesto “Che” Guevara y por no condenar la detención y torturas contra el opositor José Daniel Ferrer.

“A principios de esta semana pedí a las monarcas mantener un diálogo privado con miembros de la oposición. En cambio decidieron ignorarlo y posar frente a una efigie del asesino Ché Guevara, mientras que los miembros de UNPACU y su líder José Daniel Ferrer permanecen detenidos”, declaró en su cuenta de Twitter.


El lunes Rubio hizo pública una carta en la que pedía dicho encuentro con los reyes para explicarles cómo ocurren las persecuciones diarias contra opositores en la Isla y tratar de sensibilizarlos sobre esta causa y la lucha por los derechos humanos en Cuba.

Hoy en la mañana los monarcas declararon públicamente su apoyo a la democracia y los derechos humanos y recomendaron esa forma de gobierno para Cuba: “los españoles hemos aprendido que es en democracia como mejor se representan y se defienden los derechos humanos, la libertad y la dignidad de las personas, y los intereses de nuestros ciudadanos”, aclaró Felipe VI.

Según Rubio, los reyes no se reunieron con miembros de la disidencia por pedido expreso del régimen caribeño.

Marco Rubio también aseguró en el texto que la visita de los monarcas a La Habana serviría como “propaganda de legitimidad” para los Castro.

Felipe y Leticia se tomaron una fotografía el martes en la Plaza de la Revolución, en donde se aprecia al fondo la imagen del Che Guevara, líder revolucionario conocido por sus posturas radicales y extremistas.


En la mañana de este jueves los visitantes reales posaron para las cámaras de la prensa internacional junto a miembros de la sociedad civil cubana, entre los que destacan tres periodistas de medios independientes y el escritor Leonardo Padura.

La víspera, condecoraron al historiador de La Habana, Eusebio Leal, conocido hispanista, con la Gran Cruz de la Real y Distinguida Orden Española de Carlos III, el más alto galardón civil que otorga España.

Antes de partir de regreso a su país, Felipe y Leticia sostuvieron un rápido encuentro con el mandamás en las sombras, el general Raúl Castro, del cual se sabe poco hasta el momento. El País asegura que los cubanos fueron quienes pidieron el miércoles en la noche a sus majestades celebrar la entrevista, según declaraciones del ministro español de Asuntos Exteriores en funciones, José Borrell.