Regresan productos de aseo a la libreta de abastecimiento en Las Tunas
La medida intenta lograr una mayor equidad en la distribución de algunos productos que presentan inestabilidad en la red comercial y evitar el acaparamiento
Imagen de productos de aseo en anaqueles de Cuba. Foto: Tiempo 21
 

Reproduce este artículo

Las autoridades de la provincia de Las Tunas, han tomado medidas “temporales” para que las familias tengan productos de aseo básico, debido al desabastecimiento imperante en el país que sido ha generado, aseguraron, por el bloqueo estadounidense, informó este lunes el diario Tiempo 21.

Bodegas seleccionadas en todos los consejos populares venderán un módulo de aseo y limpieza por núcleo, teniendo como referencia la libreta de abastecimiento de productos normados, detalló el reporte.

La medida intenta lograr una mayor equidad en la distribución de algunos productos que presentan inestabilidad en la red comercial y evitar el acaparamiento, dijo al diario Joaquín de la Cruz, director provincial de la Empresa Comercializadora y de Servicio de Productos Universales.

“El módulo comprende dos jabones de lavar, dos jabones de tocador, dos tubos de crema dental, un pomo de detergente líquido y uno de lejía de cloro”, especificó el funcionario.

 

 

Añadió que los precios están sujetos a los ya aprobados por el Ministerio de Comercio Interior, y no se trata de productos subsidiados, sino de controlar su venta para que llegue de forma equitativa a la mayor cantidad de familias.

La iniciativa incluye al resto de municipios de la provincia, acotó.

“Cuando se concluya la distribución en todos los consejos populares del municipio capital, se llegará al resto de la provincia, comenzando por Puerto Padre. Allí se comercializará en las unidades seleccionadas por los gobiernos locales”, añadió.

De la Cruz aseguró que habrá suficientes productos para llegar a todos los núcleos de la provincia, al menos en un primer momento.

El reporte periodístico dijo que el desabastecimiento se da en un contexto donde cada vez se hace más férreo el bloqueo económico y comercial impuesto por Estados Unidos.

Como resultado, proveedores e instituciones bancarias detuvieron sus operaciones con Cuba, por lo que hubo que reorientar los mercados de orígenes de productos de primera necesidad.