Régimen usa drones para cultivar arroz, pero el grano no llega a la mesa de los cubanos

El arroz, alimento básico en la dieta diaria de los cubanos, está desaparecido y a precios que casi superan los de la carne de cerdo; pero en lugar de incrementar la producción para satisfacer la demanda, el régimen gasta dinero en drones que “supuestamente” ayudan en el cultivo
Régimen usa drones para cultivar arroz, pero el grano no llega a la mesa de los cubanos
 

Reproduce este artículo

El arroz, alimento básico en la dieta diaria de los cubanos, está desaparecido y a precios que casi superan los de la carne de cerdo; pero en lugar de incrementar la producción para satisfacer la demanda, el régimen gasta dinero en drones que “supuestamente” ayudan en el cultivo.

Este proyecto, impulsado por una de las empresas militares en la Isla: Geocuba, cuenta con tres vuelos con drones y pretenden sobrevolar las tierras sembradas de arroz para: hacer análisis de población, monitorear plagas y realizar un estudio sobre el estimado real del rendimiento de estos campos.

La iniciativa abarcaría todas las empresas del país que están destinadas a la producción el grano para ayudar así a que estas “tengan una mejor planificación y logren un programa de cosecha más adecuado”, según publicó el medio preferido del régimen, Granma.

Esta noticia se dio a conocer en un encuentro del presidente impuesto Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y el vicepresidente Salvador Valdés Mesa con un grupo de científicos que investigan sobre soberanía alimentaria y nutricional.

Además, se supo en ese contexto que la Isla invertirá la matriz de siembra en el cultivo del arroz, lo que significa de habrá un incremento en la duración de la campaña de plantación. Actualmente se labora durante 240 días al año, en frío y primavera; se prevé que este límite de tiempo se extienda de noviembre a febrero donde los resultados podrían alcanzar las cinco toneladas por hectárea.

El periódico castrista dijo que: “Telce González Morera, director del Instituto de Investigaciones de Granos, informó que en la próxima campaña se sembrarán 90 000 hectáreas en época de frío, que promedien 1,5 toneladas por hectárea más que en la primavera”.

Cuba cuenta con unas 69 variedades de semillas de arroz inscritas, de las cuales 12 están ajora en producción, pero los cubanos siguen rezando porque el cereal aparezca en los mercados a precios asequibles. En las redes circula un meme que pregunta: ¿A los cuantos días sin comer arroz un cubano pierde la nacionalidad?; la idiosincrasia del cubano le hace parodiar hasta de la escasez y la miseria, aunque ello no desaparezca la carestía. 

Las cifras que recoge Granma alentarían a quien no conozca las mentiras de la prensa estatal cubana. Refiere el diario que se estima que de aquí a 2030 el país produzca unas 600 mil toneladas de las 700 mil que cubren la canasta básica. Hoy esa realidad está distante y la única certeza es la ausencia del arroz y sus precios astronómicos.

Este año Cuba solo producirá unas 163 mil toneladas para la canasta básica y con la reducción de las importaciones y los puertos cerrados por la pandemia la situación es desfavorable para el cubano común.

Actualmente una libra de arroz puede costar hasta 25 pesos cubanos en el mercado informal, el régimen emplea como pretexto la pandemia para justificar la ausencia de alimentos y productos básicos para el cubano. Sin embargo, un especialista sostiene que la escasez de arroz no tiene que con la crisis por la pandemia sino que el 2019” fue un año terrible para la cosecha arrocera, reduciéndose en 18 % la producción”.

El Doctor en Ciencias Económicas, Pedro Monreal, asegura en un artículo que la producción de arroz decreció entre 2018 y 2019: “Fue el alimento con mayores decrecimientos de producción y de área cosechada entre los principales 12 cultivos agrícolas de Cuba, El otro indicador importante –el rendimiento- apenas creció 1,47 % durante el periodo”.