Régimen ofrece a Ferrer irse al exilio para no ser juzgado
Detuvieron a su hijo el domingo para que le enviara el mensaje. A cambio de salir del país y abandonar sus actividades políticas, Ferrer obtendría la libertad
 

Reproduce este artículo


El régimen cubano propuso al líder opositor José Daniel Ferrer, cuyo encarcelamiento hace más de tres meses ha provocado revuelo en la comunidad internacional, que abandone el país a cambio de no ser juzgado, informó la organización pro-derechos humanos Cuban Prisioners Defenders (CPD).

Pero los testaferros del sistema no se detuvieron ahí: apresaron por cinco horas el domingo al hijo de Ferrer, José Daniel Jr. (17 años), para que enviara el mensaje a su padre, agregó CPD. Ferrer Jr. se negó, a pesar de ser arrestado junto a su madre, Nelva Ortega.

“Otro expatriado forzoso. Es una operativa habitual. Naciones Unidas ya reprochó en una carta la forma en la que el régimen amenaza a los disidentes para conseguir que se vayan del país, con futuros juicios, condenas y hasta con la muerte”, recordó en su denuncia CPD.

En declaraciones a ADN Cuba, Javier Larrondo, presidente del organismo, explicó que "Ya conocemos este mecanismo. Se llama expatriación forzosa y fue condenado por la ONU hace pocos meses. Todo esto se debe a que Cuba no puede con la presión de la barbaridad que ha hecho con José Daniel Ferrrer. El proceso ha sido tan nefasto que el mundo entero se lo han echado encima".

 


“Prisoners Defenders espera que Cuba comprenda que la mejor salida a esta situación es la realización de una auditoría del caso, tal y como solicita Naciones Unidas y, en un acto de rectificación judicial acordar la libertad de José Daniel Ferrer por las evidentes arbitrariedades en el proceso”, agregó el comunicado.

CPD apuntó que esta acción del régimen "corrobora la entidad política del caso." A pesar de ello, este fin de semana los medios oficiales del régimen aseguraron que Ferrer está bajo un proceso “con todas las garantías legales”.

Ferrer está preso desde el 1 de octubre pasado. Desde entonces su familia ha denunciado maltratos físicos y psicológicos. No han podido visitarlo regularmente, lo cual constituye una violación de las propias normas cubanas.


Desde su apresamiento, el régimen ha insistido en que Ferrer es un “delincuente común”, sobre el cual pesan viejas acusaciones de riñas callejeras, sobre las cuales no hay pruebas. Para hundir su reputación, divulgaron un video oportunamente denunciado como falso por medios independientes, en el que lo presentan como un loco y un desquiciado.

Sobre Ferrer pende una pena de 9 años de prisión “por delitos de lesiones y privación ilegal de libertad, con todas las garantías que ofrece la ley penal vigente", y que "su detención se debe a la prisión provisional que, como medida cautelar hasta el momento del veredicto judicial, aplicó la Fiscalía”.

Diversos medios independientes y militantes de la UNPACU han informado que la policía política presiona a los vecinos de la sede nacional para que testifiquen contra José Daniel, con el objetivo de fabricarle un proceso judicial que justifique su encarcelamiento.

Muchas organizaciones y personalidades, como el secretario general de la OEA, Luis Almagro, Amnistía Internacional, el senador Marco Rubio y el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, denunciaron el arresto de Ferrer como una violación de los derechos humanos.