Régimen presiona a José Daniel Ferrer para que abandone Cuba

Juan Pappier, investigador de Human Rights Watch, señaló en Twitter que "hace dos días, el preso político José Daniel Ferrer pudo recibir la visita de su esposa en la cárcel".
Régimen presiona a José Daniel Ferrer para que abandone Cuba
 

Reproduce este artículo

Juan Pappier, investigador de la División de las Américas de Human Rights Watch, señaló en Twitter que "hace dos días, el preso político José Daniel Ferrer pudo recibir la visita de su esposa en la cárcel".

"José Daniel informó que está en una celda de aislamiento. Su salud se está deteriorando. Lo están presionando para que salga del país. Exigimos su liberación", denunció Pappier en la citada red social.

José Daniel Ferrer se encuentra en prisión desde el 11 de julio de 2021, cuando fue arrestado junto a su hijo mayor en el momento en que ambos intentaban unirse a las manifestaciones antigubernamentales que estallaron en todo el país ese día.

El pasado sábado 3 de septiembre, el gobierno de los Estados Unidos, a través de su Embajada en La Habana, criticó el trato dado por las autoridades de Cuba a los familiares  de Ferrer, coordinador nacional de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu).

"Cuba ha mantenido al preso político José Daniel Ferrer en solitario desde que lo encarceló el 11J y le ha negado repetidamente las visitas y llamadas telefónicas programadas por su familia", afirmó la Embajada de EE. UU. en su cuenta oficial de Twitter.

Según la representación diplomática, "este trato inhumano castiga a las familias cubanas por sus creencias políticas. #PresosPorQué".

Human Rights Watch también ha estado observando los acontecimientos en la Isla. Según el apartado de Cuba presentado en el Informe Mundial de 2022, continúan en el país las detenciones arbitrarias, malos tratos, persecuciones arbitrarias y censura a la prensa y a la sociedad civil.

El documento, publicado este 13 de enero por la organización no gubernamental, indica que ocurrieron en la Isla protestas sin precedentes en julio de 2021 que fueron reprimidas por el régimen de La Habana.

HRW denunció que "más de 1,000 personas, en su mayoría manifestantes pacíficos o transeúntes, fueron detenidas en las protestas de julio (...) Los agentes impidieron que las personas protestaran o informaran sobre las protestas, detuvieron a críticos y periodistas mientras se dirigían a manifestaciones o limitaron su posibilidad de salir de sus casas. Muchos estuvieron incomunicados durante días o semanas, fueron arrestados con violencia o golpeados, y recibieron maltratos durante la detención".

Recomendaciones

 

Relacionados