Díaz-Canel miente a Pastores por la Paz y asegura que en Cuba “no hay presos políticos”

“Aquí, protestas por la revolución, personas que no están con la revolución y que pueden manifestarse libremente las hay”, dijo Díaz-Canel a los Pastores por la Paz
Díaz-Canel en encuentro con los Pastores por la Paz. Foto: Estudios Revolución
 

Reproduce este artículo

El presidente del régimen cubano, Miguel Díaz-Canel, mintió recientemente a los miembros de la Caravana de Pastores por la Paz, ante los que aseguró que “no hay presos políticos en Cuba” y que las personas contrarias a la pretendida revolución pueden manifestarse libremente en la isla.

La escena se produjo en un encuentro que el cuestionado mandatario sostuvo con los caravanistas el 22 de noviembre y que fue difundido este viernes en el programa televisivo Mesa Redonda.

“No hay presos políticos en Cuba. Lo que pasa es que muchas veces el propio imperio en su campaña mediática trata de vincular a la actividad contra la revolución, subvirtiendo el orden interno de Cuba, a personas a las que llevan a cometer delitos como hechos vandálicos”, dijo Díaz-Canel.

“Aquí, protestas por la revolución, personas que no están con la revolución y que pueden manifestarse libremente las hay”, añadió.

Las palabras del también primer secretario del Partido Comunista de Cuba no pasaron desapercibidas para internautas cubanos, quienes lo califican de cínico, embustero e irrespetuoso de la inteligencia de las personas.

Hasta la fecha, organizaciones de derechos humanos de la sociedad civil independiente en Cuba han documentado 1.283 personas detenidas a raíz de las manifestaciones del 11 de julio. De ellas, al menos 540 continúan en prisión y otras 42 han sido condenadas en procedimientos sumarios.

La organización jurídica independiente Cubalex ha manifestado preocupación por el uso de la figura de sedición, de una elevada connotación política indemostrable en la mayoría de los casos a raíz de las protestas populares, “para imponer sanciones ejemplarizantes al menos a 122 personas”.

Asimismo, antes del 11 de julio, la organización no gubernamental Cuban Prisoners Defenders registraba 152 presos políticos.

Pero para Díaz-Canel, según dijo a los Pastores por la Paz, todo ello es falso.

“En Cuba hay muchos procesos que son públicos, para discutir programas, para discutir políticas como hicimos con la Constitución”, aseveró. “En la vida cotidiana hay gente que habla mal de la revolución, lo que pasa es que muchas veces la catadura de las personas que manipulan y utilizan para eso, o los que por propia convicción están en contra de la revolución, los lleva a cometer delitos”. 

Para ejemplificar su punto, Díaz-Canel refirió que hubo personas que salieron el 11 de julio “a tirar piedras, a actuar contra el pueblo, a saquear”, los cuales “en cualquier lugar del mundo estarían presos”.

“Pero no porque estén en contra de la revolución, sino sencillamente porque cometieron delitos contra el patrimonio y contra el orden interno”, aseguró.

El mandatario desconoció que la mayoría de los manifestantes fueron pacíficos y reclamaban cambios en el ordenamiento político y económico de la isla. Se escudó durante sus respuestas a inquietudes de los caravanistas en mecanismos retóricos habituales de la propaganda castrista, que culpa al embargo estadounidense por todos los males que padece la isla.

En el encuentro de Díaz-Canel con los Pastores por la Paz, celebrado en el Salón Portocarrero del Palacio de la Revolución, también estuvieron presentes Bruno Rodríguez Parrilla, ministro de Relaciones Exteriores, y Rogelio Polanco Fuentes, jefe del Departamento Ideológico del Comité Central del Partido.

La trigésimo primera edición de la Caravana de Pastores por la Paz llegó a Cuba el 15 de noviembre y estuvo integrada por 72 personas entre estadounidenses y alemanes.