ANPP califica de injerencista resolución de Cámara Baja estadounidense en apoyo a manifestantes

"No les asiste ningún derecho para interferir en los asuntos internos de Cuba, que solo competen a nuestro pueblo", dijo la Asamblea a los representantes estadounidenses
La ANPP se caracteriza por las votaciones por unanimidad de sus integrantes
 

Reproduce este artículo

La Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) de Cuba calificó este sábado de “injerencista” y “lesiva” a la soberanía nacional la resolución que el miércoles aprobó la Cámara de Representantes de Estados Unidos en apoyo a los manifestantes pacíficos de la isla.

El pretendido Parlamento del sistema político cubano, acusado por cubanos y analistas políticos de ser en la práctica una correa de transmisión de las directrices del Partido Comunista, manifestó en una declaración de su Comisión de Relaciones Internacionales que el contenido de la resolución de la Cámara Baja del Congreso estadounidense está “encaminado a sustentar la guerra no convencional que su gobierno lleva a cabo contra nuestro país”.

“Condenamos este nuevo engendro anticubano y alertamos una vez más a los legisladores de todo el mundo acerca de estos planes y sobre el incremento de la retórica agresiva y amenazante utilizada por funcionarios del gobierno y miembros del legislativo estadounidense, destinada a justificar una posible nueva escalada en la política de confrontación de Estados Unidos de América contra nuestro país”, afirmó la ANPP.

Según el ente legislativo, las manifestaciones de inconformidad social y política de cubanos están vinculadas a una estrategia estadounidense para el cambio de régimen en Cuba, razón por la cual convocó al “amplio y diverso movimiento de solidaridad con la Revolución Cubana” para hacer frente a la supuesta agresión.

“Llamamos en particular a las Asociaciones, Grupos Parlamentarios de Amistad con Cuba y a las asociaciones de cubanos residentes en el exterior a alzar nuevamente sus voces para exigir que se respete el inalienable derecho del pueblo cubano a construir soberanamente el tipo de sociedad que libremente ha elegido”, convocó la ANPP.

Desde la perspectiva del organismo, que a diferencia de cuerpos homólogos sólo sesiona por unos pocos días dos veces al año, a los representantes estadounidenses “no les asiste ningún derecho para interferir en los asuntos internos de Cuba”.

“Cuba nunca se pondrá de rodillas, ni aceptará órdenes de amo extranjero alguno”, aseveró la ANPP en su declaración, negando de nueva cuenta el pluralismo político realmente existente en Cuba, puesto de manifiesto en las protestas del 11 de julio y en la articulación de la plataforma ciudadana Archipiélago, que ha convocado a la Gran Marcha Cívica por el Cambio el 15 de noviembre.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó esta semana por 382 votos a favor y 40 en contra una resolución que ofrece apoyo a los manifestantes pacíficos que salieron a las calles el 11 de julio y a aquellos que prevén hacerlo el 15 de noviembre.

La resolución fue presentada por la representante Debbie Wasserman Schultz, demócrata de Florida, en lo que refirió como una expresión de “solidaridad con los ciudadanos cubanos que se manifiestan pacíficamente por las libertades fundamentales”, de condena a “los actos de represión del régimen cubano” y de exigencia por “la liberación inmediata de ciudadanos cubanos detenidos arbitrariamente”.

A diferencia de las leyes, las resoluciones del Congreso estadounidense no son vinculantes ni determinan por sí mismas los procederes del gobierno. Mayormente sirven para expresar consensos y posicionamientos del Legislativo respecto a temas de actualidad política nacional e internacional.