Piden ayuda para cubano residente en Uruguay que vive en la miseria
Jimmi perdió sus pertenencias a manos de unos malhechores. La comunidad cubana en Uruguay se moviliza para ayudarlo
Jimmi Salmerón
 

Reproduce este artículo

Una iniciativa circula en redes sociales para ayudar a Jimmi Salmerón, cubano que emigró a Uruguay y que, sin haberse asentado en ese país sudamericano, perdió sus escasas pertenencias a manos de unos malhechores.

Perdió su dinero, la motocicleta en la que trabajaba de repartidor, su ropa y sus documentos migratorios. La comunidad cubana en Uruguay pide a quien pueda hacerlo un donativo de dinero para asegurar la supervivencia, quien tiene únicamente la ropa que le dejaron los ladrones.

Hasta el momento, los promotores de la iniciativa lograron conseguirle dónde dormir por un mes, un pequeño motel en Montevideo, pero la situación futura de este cubano es incierta.

A pesar de que Uruguay es una sociedad próspera y pacífica, que atrae a muchas personas en busca de una vida mejor, para los cubanos se ha convertido en una verdadera pesadilla. Las noticias sobre secuestros, estafas y muertes de cubanos abundan en medios locales.

Alrededor de una treintena de familias de inmigrantes dominicanos y cubanos radicados en allí quedaron en la calle la semana pasada, pues la Justicia negó una prórroga para el desalojo y tuvieron que abandonar el inmueble donde residían.


Según precisa un reporte del diario La República, “estas familias fueron estafadas por el titular del inmueble, quien les vendió las habitaciones por un costo de entre 10 mil y 20 mil pesos y a su vez, les cobraba una cuota mensual, dependiendo del espacio que ocupaban”.

El cubano Pedro Escobar, de 48 años, trabajaba en Uruguay reuniendo dinero para su familia. Hace unas dos semanas fue visto por última vez cerca de su casa en una comunidad del municipio Canelones y el día 30 de junio fue hallado muerto en el Paraje Las Brujas.

Según un reporte de ADN Cuba, Susana Nogaro la presidenta de la ONG Idas y Vueltas dijo que su organización presentará un nuevo recurso para que el Estado encuentre una solución para estas familias. Nogaro afirmó que “es impensable que en medio de la pandemia se deje a estas familias en la calle”. Entre los desalojados se encuentran 46 personas, cinco menores de edad y una embarazada de cuatro meses y tres mayores de 60 años.

El arribo masivo de cubanos a las fronteras de Uruguay en medio de la crisis por el coronavirus es motivo de preocupación para las autoridades de ese país, específicamente para las del departamento de Rivera.

La entrada de los cubanos y otros emigrantes al territorio uruguayo alarman porque varios podrían haber contraído la COVID-19 en su camino hacia Uruguay. A quienes lleguen en esas condiciones se les realizan pruebas para detectar el virus.