"Nada ni nadie detendrá la construcción del socialismo", asegura embajador cubano
Además, como ya es costumbre, responsabilizó al gobierno estadounidense de la crisis en la isla, por el recrudecimiento del embargo
embajador cubano
 

Reproduce este artículo

Este martes, en el Consejo Ejecutivo de la Unesco, el embajador cubano, Oscar León, aseguró que el pueblo cubano apuesta por seguir construyendo el socialismo.

Según Prensa Latina, el diplomático del régimen expresó: "Nada ni nadie detendrá la voluntad del pueblo cubano en la construcción de la sociedad socialista que ha decidido erigir en ejercicio de su libre determinación".

Esto lo dijo al intervenir en la segunda y última jornada del debate general de la sesión 207 de uno de los órganos constitutivos de la Unesco.

Además, como ya es costumbre, responsabilizó al gobierno estadounidense de la crisis en la isla, por el recrudecimiento del embargo.

Durante el evento, que tuvo lugar en Washington, León agregó que son bienvenidos quienes apoyas las relaciones entre Cuba  y Estados Unidos, sobre la base del " respeto, la igualdad soberana, la colaboración y el beneficio mutuo".

"Desde que nos reunimos en abril, el bloqueo del gobierno de Estados Unidos contra Cuba ha sido fortalecido", dijo.

Próximamente, el 7 de noviembre en la ONU, los países deberán votar si se mantiene o no el embargo contra la isla.

 

 

Por su parte, a inicios de octubre, los diputados integrantes de la Comisión de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional del Poder Popular del régimen cubano, hicieron un llamado para poner fin al embargo estadounidense.

La declaración, publicada en Granma, expresa que "el bloqueo es una violación masiva, flagrante y sistemática de los derechos humanos del pueblo cubano y el principal obstáculo para el desarrollo de la economía cubana".

Asimismo, justifican que es un freno para la implementación del Plan Nacional de Desarrollo económico y social, la Agenda 2030 y sus Objetivos de  Desarrollo Sostenible.

Para los dirigentes cubanos, "continúan imponiendo nuevos obstáculos a las ya limitadas posibilidades de su empresariado para comerciar e invertir en Cuba, aplicando restricciones adicionales a sus ciudadanos para viajar a nuestro país y limitando el envío de remesas de la comunidad cubanoamericana en los Estados Unidos a sus familiares en Cuba".