Un cubano, elegido Gran Comendador de la masonería en España
Se trata, además, del primer extranjero en ocupar esa posición, puesto que en España, a diferencia de Cuba, no hace falta ser nacido en el país donde se ocupa el cargo de Gran Comendador
Octavio Carrera González/radio TV MARTI

El cubano Octavio Carrera González fue elegido el pasado noviembre Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo Masónico de España, lo cual lo convierte en la máxima figura de la masonería en ese país, dentro de lo que es conocido como el rito escocés, que incluye 33 grados.

Se trata, además, del primer extranjero en ocupar esa posición, puesto que en España, a diferencia de Cuba, no hace falta ser nacido en el país donde se ocupa el cargo de Gran Comendador.

Según una entrevista concedida a Radio TV Martí, Carrera González viajó a España en 1996 con la idea de cursar un doctorado en Humanidades en Castellón, sin saber que ya no regresaría a su querido barrio de La Habana Vieja, donde también quedaron sus familiares, libros y sus amigos.

Este graduado de Filosofía y exprofesor de la Universidad de La Habana se enamoró de España, su cultura y su gente. "Al segundo año de estar aquí, --cuenta a Radio TV Martí-- presenté mi solicitud y me inicié como todo el mundo, en el primer grado. Pasé los tres primeros para poder acceder a los llamados grados filosóficos, a los que se llega por cooptación, no es solo cuestión de solicitar la entrada. Depende de que vean y te digan: 'Nos gusta cómo ha sido tu desarrollo masónico, pensamos que puedes seguir estudiando y te proponemos que vengas a formar parte del Supremo'. Me inicié en el cuarto grado y avancé hasta el grado 33, que es el máximo".

Carrera González ocupará su posición en el Supremo Consejo Masónico de España durante cinco años, lo cual le abre la posibilidad de trabajar en la manera en que la masonería española se relaciona con la sociedad, influir en la formación de los masones que eligen el camino filosófico, trabajar con otros hermanos, representar internacionalmente al Supremo Consejo y llevar las relaciones con la Gran Logia Simbólica Española, que es el otro gran cuerpo masónico de España, que no admite mujeres.

"Todos nos reconocemos como hermanos y gente que cree en un proyecto social asentado en tres principios que son los básicos de la masonería: libertad, igualdad y fraternidad", declara el cubano en su entrevista con Radio TV MArtí. "La masonería es una escuela de ciudadanos, fundamentalmente, que trabaja por el mejoramiento humano, como diría nuestro apóstol José Martí. Ello presupone que tú te esfuerces cada día en ser una mejor persona, que es lo que puede, al final, contribuir al desarrollo de la sociedad en general", concluye.