Panamá y Colombia pactan sobre situación de migrantes irregulares

Los gobiernos de Panamá y Colombia, ante la avalancha de migrantes irregulares especialmente cubanos y haitianos con destino a Estados Unidos, decidieron recibir unos 650 por día mientras se extienda la crisis migratoria en sus fronteras.
Migrantes en la selva del Darién
 

Reproduce este artículo

Los gobiernos de Panamá y Colombia, ante la avalancha de migrantes irregulares especialmente cubanos y haitianos con destino a Estados Unidos, decidieron recibir unos 650 por día mientras se extienda la crisis migratoria en sus fronteras.

Según abordó Radio Televisión Martí esta cifra se reducirá de manera gradual cuando mermen los miles de migrantes en esa situación.

La propagación de la pandemia ha propiciado que las fronteras fuesen cerradas y el flujo de ilegales ha llegado hasta los 2 mil casos por día, explicó Erika Mouynes, la canciller de Panamá.

Moynes expresó en conferencia de prensa que "Se estableció un número escalonado hacia la baja, primero, para atender la crisis, de 650, y progresivamente hacia 500 con días específicos dentro de los cuales pueden ingresar”.

Según las estadísticas el 1 por ciento de los migrantes que llegan a territorio panameño piden asilo o refugio. Los cubanos están entre aquellos que más lo solicitan, aunque los haitianos, africanos y asiáticos también engrosan las cifras.

Desde la semana anterior el número de migrantes, apostados en Necoclí, disminuyó de 12 mil a tres mil, según dijera el director de Migración de Colombia, Juan Francisco Espinosa.

Como dato de interés, el acuerdo será homologado también con Costa Rica. 

Desde inicios de 2021 y hasta la fecha unos 42 mil migrantes ilegales llegaron a Panamá cruzando la selva del Darién, que tantas vidas ha cobrado.


Migrantes cubanos ilegales en Panamá

En junio último decenas de cubanos quedaron varados en la frontera de Colombia y Panamá, y denunciaron que policías y militares de esta última nación les impedían continuar viaje a Estados Unidos. 

Aproximadamente 12 migrantes han fallecido este año intentando cruzar la peligrosa Selva del Darién, fronteriza entre Colombia y Panamá, aseguró el ministro panameño de Seguridad, Juan Pino.

También conocido como el Tapón del Darién, es la ruta utilizada por miles de personas para llegar países de América del Norte con mejor calidad de vida, específicamente Estados Unidos.

“El Darién es una selva muy dura, muy espesa, la crecida de los ríos también, ha habido aproximadamente 12 personas, migrantes, que han perdido la vida, que los han agarrado cabezas de agua y todo lo demás”, declaró el jerarca en unas declaraciones difundidas por el Ministerio de Seguridad Pública.

Pino aseguró el 6 de junio que unos 17,000 migrantes han llegado al país en lo que va de 2021 y han recibido un “trato humanitario”.

A pesar de los peligros que acechan a los cubanos, tanto en las selvas como en México y otros países por donde transitan, muchos se arriesgan ante el negro panorama que les ofrece el futuro en la isla.

En un reportaje reciente publicado por EFE, un migrante cubano sin identificar relató las complejidades de cruzar las fronteras latinoamericanas.

Con anterioridad, en mayo, varios migrantes cubanos confinados en el campamento Lajas Blancas en Panamá se quejaron de las malas condiciones y tratos en ese refugio en medio de la pandemia.