Más de 500 cubanos en condición de irregulares en Grecia

Más de 500 cubanos continúan en condición de irregulares en Grecia y sin una respuesta gubernamental que les proporcione seguridad como migrantes.
Cubanos en Grecia
 

Reproduce este artículo

Más de 500 cubanos continúan en condición de irregulares en Grecia y sin una respuesta gubernamental que les proporcione seguridad como migrantes.

Esta crisis migratoria se dio a conocer en finales de octubre cuando cerca de 120 cubanos quedaron varados en el aeropuerto de Zakynthos (Grecia) cuando las autoridades les impidieron volar hacia otro país europeo y pedir "asilo político".

La debacle política, económica y social en Cuba, agravada en los últimos meses, ha llevado a muchos cubanos a migrar de forma irregular. Uno de los caminos es llegar a Rusia, país con libre visado para cubanos, y desde allí partir hacia Europa, especialmente a España e Italia.

Agustín Sánchez Morales, uno de los cubanos que está actualmente en Atenas en condición de migrante ilegal, le contó detalles en exclusiva a ADN Cuba. Sánchez Morales es junto a Carlos Ernesto Díaz creador del canal “Qué Bolá”, donde brindan informaciones sobre el caso de los cubanos en Grecia.

“Nuestra situación actual es de S.O.S. Hay personas en una grave situación, no hay esperanzas. El gobierno no nos ha expulsado, pero no nos atienden”, expresó.

Sánchez Morales refirió que existen varios niños y hasta cinco mujeres embarazadas.

“El caos se aproxima porque no tenemos posibilidad de trabajar, ni de rentar casas y conseguir trabajo por la izquierda es muy difícil. Si no tienes una tarjeta rosa o una autorización del gobierno no puedes trabajar. Estamos en condición de turistas y los gastos son muchos”, aclaró.

El 11 de noviembre 307 cubanos firmaron una carta destinada a la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) pidiendo ayuda. Sánchez Morales agrega que tras la creación del canal han aparecido más de 200 cubanos en igual situación.

Hasta la fecha la misiva no ha sido respondida por esa agencia de la ONU.

Como un dato positivo Sánchez Morales refirió que “El Gobierno griego nos dio la posibilidad de vacunarnos a través de Médicos sin Fronteras, pero no nos ha dejado aplicar al asilo. Tenemos listados de familiares en España y otros lugares de Europa que se hacen cargo de nosotros si llegamos a esos países”.

Cubanos denuncian golpiza de policías en Bielorrusia

A inicios de diciembre migrantes cubanos denunciaron los maltratos y golpes recibidos por la policía de Bielorrusia mientras intentaban continuar su ruta migratoria hacia la Unión Europea.

Daniel, un cubano que conversó con BBC News informó los pormenores de su estancia en ese país y calificó como inhumano el trato recibido por las fuerzas del orden bielorrusas.

Luego de deambular varios días y ver frustrados sus intentos de llegar a Polonia, Daniel y otro cubano tocaron una cerca con sensores que avisaba a la policía. Pretendían ser llevados a Minsk para retornar a Moscú; pero al llegar la policía otra sería la sorpresa.

Unos seis agentes aparecieron en breve montados en furgonetas militares, cuenta el cubano. Luego de dejarles hablar comenzaron a golpearlos.

"Terminó de hablar y le metieron una patada. A mí un puñetazo. Nos golpearon en el suelo. Patada viene, patada va. Disfrutaban dando golpes y riéndose. Hubo un momento en que me metieron una cadena en la boca, me pusieron una escopeta en la sien y tiraron de mí. Me di por muerto. Pensé en mi madre, mis hijos y lloré", recuerda Daniel”.

Ambos fueron llevados a un sótano, para más tarde trasladarlos a un campamento fronterizo en Kuznika donde miles de migrantes esperan una respuesta.

Daniel dijo que los policías los hacían implorar por comida. 

“Es muy triste, pero aquí en Bielorrusia es como si la vida del ser humano no valiera nada. No teníamos batería en el teléfono para hablar con los nuestros, y para cargar apenas un 6% o 14% debíamos pagar 20 dólares a los guardias bielorrusos. Aquí todo está corrupto", puntualizó.

En el refugio eran siete cubanos, cuatro de ellos comenzaron gestiones para ser deportados pues su sueño de llegar a tierras mejores fue imposible. 

El pasado 26 de noviembre los restantes fueron acogidos por dos mujeres cercanas a la comunidad cubana en Minsk. Actualmente están a la espera para solucionar sus casos de regularización.