Fundan en Cuba Iglesia LGBT
El objetivo de dicha denominación es incluir en su culto a todas las personas rechazadas por las demás iglesias que aborrecen la homosexualidad y el matrimonio igualitario
Una iglesia donde todos caben
 

La iglesia Nuevo Templo Inclusivo en Cuba LGBT se fundó luego de la primera reunión de cristianos gay, celebrada en La Habana el 29 de noviembre.

El objetivo de dicha denominación es incluir en su culto a todas las personas rechazadas por las demás iglesias que aborrecen la homosexualidad y el matrimonio igualitario. Hoy día existen templos en La Habana, Pinar del Río, Matanzas y Villa Clara.

“Actualmente tenemos iglesias en Brasil y en México, pero nos interesa mucho la idea de que esta iglesia exista en Cuba”, declaró a ADN Cuba el pastor y fundador de la congregación, Hernando Muñoz Garrido.

La iglesia Nuevo Templo Inclusivo se fundó en Brasil hace algunos años por mediación del pastor Hernando Muñoz Garrido, ciudadano mexicano, quien vino a Cuba a fundar esta iglesia evangélica. Muchos de los actuales líderes son personas jóvenes que aún creen que el amor es válido en cualquiera de sus manifestaciones.

En Cuba ya existía hace cuatro años la Iglesia Metropolitana de la Comunidad (ICM por sus siglas en inglés), encabezada por Elaine Saralegui, actual pastora de las comunidades radicadas en La Habana, Matanzas y Santa Clara.

Entre las actividades que programan los líderes de la mencionada iglesia sobresalen las noches de películas para debatir, las noches de té y diálogos, además de las noches de temas específicos y dudas.

Según Hernando, Dios “te ama y acepta siendo gay, lesbiana, bisexual, transexual, heterosexual. Él no quiere cambiar tu orientación sexual, quiere transformar tu vida. Tu pareja podrá fallarte, tus amigos olvidarte, una iglesia o pastor rechazarte, pero Dios permanecerá fiel”.

El 29 de noviembre tuvo lugar en el Salón Marakas, ubicado en el Vedado capitalino, la Primera Reunión de Cristianos Gay de Cuba. Además de estudiar la Biblia, compartir y conocer personas, se intercambiaron criterios sobre la Comunidad LGBTIQ radicada en Cuba, además de los planes futuros de las iglesias cristianas que acogen a miembros de dicho grupo, uno de los más oprimidos en Cuba por el régimen.