Fosa desbordada llena de excrementos la casa de una familia en Cuba
Hace más de seis meses que el cubano Ernesto León viene lidiando con un salidero de aguas negras que afecta a su vivienda, ante la mirada pasiva de las instituciones estatales
 

Reproduce este artículo

Hace más de seis meses que el cubano Ernesto León viene lidiando con un salidero de aguas negras que afecta a su vivienda— Avenida 69 entre 144 y 148, El Palenque, La Lisa— sin que las autoridades respondan de manera satisfactoria ante las necesidades de esta familia.

El hombre considera que ese barrio “no está en el mapa” del gobierno cubano, que no resuelve nada de lo que allí acontece, aunque todas las instituciones municipales están enteradas del problema y saben los riesgos de enfermedades que implica la situación, según dijo el afectado a CubaNet.

“(…) La fosa está vertiendo aguas albañales dentro de mi casa y cuando llueve se mete todo el excremento para dentro. Ya mi nieta pequeña estuvo ingresada en el hospital producto a eso, pero eso no le interesa a nadie, entonces, después que sucede lo peor es que te quieren solucionar el problema”. — expresó León, y cuestionó por qué  “hay que esperar siempre que suceda lo peor para resolver los problemas del pueblo”.

Ernesto se queja de que no puede siquiera sentarse a comer en el comedor de su propia casa “por causa de la peste que hay”. “(…) mucho menos sentarme en el portal, la peste es insoportable”, agregó.

 

 

Según relata el hombre, la Dirección Municipal de Higiene y Epidemiología tiene conocimiento del caso, y la delegada del Poder Popular le ha dicho que no pude hacer nada porque “nadie le hace caso”.

Como si fuera poco, Ernesto cuenta que “personas” se han acercado y le han pedido sobornos de entre 30 y 40 CUC para ayudarlo a resolver su problema, una cantidad de dinero que él no ha podido pagar porque su salario no se lo permite: “(…) yo soy un simple trabajador y lo que gano no me alcanza ni para la comida, cómo lo pago…”, dijo.

Una vecina de la zona confirmó a CubaNet que se trata de un problema causado por una tupición que lleva años esperando por un arreglo: “(…) incluso en algún momento hubo hasta cólera en esta zona, y casi muere un niño”, aseguró.

Ernesto considera que la construcción de un edificio multifamiliar hace unos años en una zona cercana, agudizó el problema porque lo habrían conectado a la misma línea de desagüe que alberga la tupición.

La proliferación de fosas desbordadas es un fenómeno que se repite por toda Cuba, porque viene atado al problema de la vivienda.