A falta de petróleo, queman neumáticos como combustible
Dicen los managers de Cementos Cienfuegos que es un sistema eficiente. Además de los neumáticos, utilizan aceites viejos y remanentes de la refinación del petróleo
Neumáticos como combustible

A falta de combustible, la empresa Cementos Cienfuegos S.A. echó mano de los neumáticos inservibles para alimentar el fuego de sus hornos. De este modo contribuye a sustituir importaciones, frase habitual en un país sin dinero para comprar.

También hace uso de aceites viejos y lodos de petróleo para ese fin. Según declaró el vicegerente de la empresa al diario oficialista Granma, el empleo de estos combustibles sui generis guarda relación con el cambio de matriz energética de una industria de significación para la economía cubana, que debe seguir produciendo, pero ahora con menor consumo energético

Carlos López Mesa, vicegerente técnico, apunta que “todavía en la primera fase, se procesan al día entre 130 y 150 gomas de vehículos, y hasta la fecha suman más de 3 600. El propósito es llegar a la cifra de 400 neumáticos por cada jornada”.

“Muchas entidades, incluso radicadas en la zona oriental de Cuba, se muestran dispuestas a traerlos y realizamos gestiones con el Grupo Empresarial de nuestro sector para asegurar el traslado. Así, todos los equipos que vengan a cargar transportan neumáticos y retornan con cemento, lo cual representa cero costo para la fábrica”, agregó.

Miles de gomas usadas e inservibles que se encuentran en diversas instalaciones serán trasladadas al objetivo económico cienfueguero donde, en una segunda etapa, existe la intención de trocearlas (de momento, se emplean enteras) y extraerles incluso mejor provecho.

Los planes económicos de esta industria prevén que así sustituya el 5 % de su combustible tradicional, el coque de petróleo, un derivado sólido de la refinación del crudo parecido al carbón, del cual espera importar unas 100 000 toneladas en el actual 2020.

Cuba vive una crisis energética desde que cayeran los envíos de petróleo venezolano, a raíz de la crisis económica en ese país. Como consecuencia, Caracas redujo a la mitad los despachos de crudo y La Habana limitó el consumo de combustible para uso estatal y privado.

Al mismo tiempo, el gobierno de Estados Unidos sancionó a las empresas cubanas encargadas de importar crudo, Cubametales y Corporación Panamericana, y a varios buques tanqueros venezolanos que descargaron combustible en la mayor de las Antillas.