Consulado español no protege a españolas víctimas de represión en Cuba

El Consulado de España en La Habana habilitó una línea telefónica para las españolas víctimas de violencia en Cuba; y varias han sido las críticas en redes.
Carolina Barrero e Iliana Hernández
 

Reproduce este artículo

El Consulado de España en La Habana habilitó una línea telefónica para las españolas víctimas de violencia en Cuba; y varias han sido las críticas pues dos activistas como Carolina Barrero e Iliana Hernández, ambas ciudadanas españolas, son reprimidas asiduamente por el régimen de la isla y no han obtenido protección.

“Si eres española y víctima de violencia, podemos ayudarte. Somos tu #PuntoVioleta en Cuba Bandera de Cuba. Puedes contactarnos en el 52869122”, refiere un tuit de esa entidad diplomática española en la capital cubana.

La publicación hace referencia a Punto Violeta, “un instrumento promovido por el Ministerio de Igualdad para implicar al conjunto de la sociedad en la lucha contra la violencia machista y extender, de forma masiva, la información necesaria para saber cómo actuar ante un caso de violencia contra las mujeres”, acota el sitio web del Ministerio de la Igualdad.

Ante esta campaña la usuaria identificada como Maggie cuestionó al Consulado: “O sea, ¿cómo Ileana Hernández?”, escribió.

“Parece que si te expresas abiertamente contra el régimen cubano pues cambia el color del punto, ni @ilianahcuba ni @carolinabferrer han podido contar con ustedes” dijo otra internauta.

A su vez, Bittar Barbara describió las modalidades de represión empleadas contra ambas mujeres: “@ilianahcuba y @carolinabferrer ciudadanas #Espanolas víctimas de acoso y abuso a manos del régimen misógino y criminal de la dictadura de #Cuba. Ambas permanecen secuestradas en sus casas rodeadas por machos de la GESTAPO del régimen que les impiden salir de sus casas”.

Hernández y Barrero desprotegidas ante el régimen cubano
La periodista independiente Iliana Hernández ha denunciado el proceder de la diplomacia española con respecto a su caso.

En noviembre de 2020, cuando Hernández participó de la huelga realizada por varios miembros del Movimiento San Isidro, la activista criticó a la sede diplomática española.

“En esta lucha por la verdad todos los países cómplices de la dictadura se están exponiendo, lamentablemente la Embajada de España en Cuba no ha tratado de ponerse en contacto conmigo para nada”, señaló en su perfil de Facebook.

También, en octubre último Hernández fue excluida de la celebración del Día de la Hispanidad.

En su cuenta de Twitter, la opositora dijo que “el 12 de octubre la Embajada de España celebra la Fiesta Nacional, Día de la Hispanidad, invitarán a diplomáticos y dicen que [también] a la Sociedad Civil Cubana, así como a cubanos españoles, no estaremos Carolina Barrero Ferrer ni yo, ambas ciudadanas españolas, por nuestro activismo frontal contra la dictadura comunista cubana”.

En el caso de Barrero, sitiada por más de 180 días como una prisionera, ha sufrido todo tipo de vejaciones desde su llegada a la isla en 2020. La curadora de arte ha sido acusada, vigilada, secuestrada y por último, detenida el 15 de noviembre de 2021. Tras este último arresto Barrero está en medio de un proceso judicial emprendido por la dictadura contra ella.

Por ley, la protección y la asistencia consulares constituyen la esencia de la red de Oficinas Consulares que España tiene en el exterior, por tanto no proteger a los ciudadanos españoles en Cuba es una flagrante violación de una de las principales funciones de cualquier representación diplomática española en el extranjero.

La “protección consular” tiene su base en el Derecho y es una acción que el funcionario consular está legitimado para desarrollar ante las autoridades locales del Estado receptor a favor de sus nacionales (ya sean residentes o se encuentren ocasionalmente en su demarcación consular), que han recibido un trato contrario al debido por parte de esas autoridades, con la doble finalidad de hacer cesar el hecho ilícito y de obtener, en su caso, una reparación.