Ulises Toirac sobre llenar con funcionarios concierto de Pablo Milanés

“Es una herramienta de amedrentamiento contra los artistas”, asegura el destacado humorista cubano
Toirac y Pablo
 

Reproduce este artículo

El popular humorista cubano Ulises Toirac opinó en sus redes sociales sobre la polémica alrededor del próximo concierto de Pablo Milanés en La Habana. Toirac aseguró que llenar el concierto de funcionarios del régimen es una estrategia vieja.

El cómico contó que cuando se estrenó el filme "Alicia en el pueblo Maravillas" en febrero de 1991, se "convocó" a militantes y combatientes a llenar los cines los pocos días que duró el estreno de esa película.

“Los cuestionamientos que traía su guion (de Eduardo del Llano y de su también director Daniel Díaz Torres) tenían erizados los pelos de las alturas de la época”, comentó en Facebook.

“En el período especial, auge mediante de las denominadas "Brigadas de Respuesta Rápida", y focalizado el trabajo de los humoristas en el Cine Teatro Acapulco. Era frecuente llegar a una peña casi totalmente llena de "compañeros de las Brigadas" (que, además, no pagaban)”, precisó.

Toirac amplió sobre una experiencia personal. “Hubo un espectáculo mío en el Teatro Mella en que tuve la deferencia de saludar al principio de la noche a todo el primer balcón, ocupado por combatientes. Debe quedar constancia de aquello porque además me estaban grabando en video”, siguió diciendo.

Para el humorista conocido por su protagónico en el show “Jura Decir la Verdad” esto es una estrategia vieja del régimen, que utiliza como mecanismo de protección, pero también para amedrentar a los artistas.

“Si temes que un artista exponga sus ideas en un escenario, ¿para qué se lo das? ¿Para demostrarle que puedes reprimirlo? No es una medida revolucionaria. No es una respuesta a las "necesidades de nuestros tiempos", ni una defensa de nada. Es un método bajo, ruin y cobarde”, concluyó en su página el actor.

Toirac cuestionó así la polémica alrededor del concierto de Pablo Milanés y la venta de la mayoría de las entradas al show para “funcionarios” del gobierno cubano.