Ulises Toirac pide a Santa Claus que desaparezca la coyuntura

Estas épocas navideñas suscitan la versatilidad e ingenio de muchos, ya sea para realizar los regalos, como para "inventar" con qué hacerlo. Este es el caso de Ulises Toirac, humorista cubano que ha decidido hacerle una carta a Santa Claus
 

Reproduce este artículo

En esta época navideña surge la versatilidad e ingenio de muchos, ya sea para realizar los regalos, o para "inventar" con qué hacerlos.

Ese es el caso de Ulises Toirac, humorista cubano que ha decidido hacerle una carta a Santa Claus. La misiva se basa en los pedidos que él le hace sobre la sociedad cubana actual. 

En el texto, Toirac se hace pasar por niño y hace alusión entre otras cosas al tema de la alimentación y la crisis económica del país, que se refleja en mayor medida en las mesas de los hogares cubanos.

La escasez y altos precios de la comida obligan a las familias a "inventar que se cocina". De igual manera le pide a "Santa" que le quite la "coyuntura" a sus abuelos, y que su mamá se reconcilie con su pareja.

Básicamente lo que pide el niño es felicidad para todos, un deseo un poco difícil de cumplir por estos días en Cuba.

Querido Santa:

Mami de todas maneras se ha empecinado en que te vuelva a escribir... ¡total! ¡nunca me traes lo que te pido! Te pido un carro de bomberos ¡y me mandas un bombero de plástico! Te pido una batería completa y mandas un tambor y dos baquetas... Dice mami que lo que tengo que pensar es que me tienes en cuenta... Pero para mí que lo que haces es burlarte. De cualquier manera te escribo porque hay que hacer el trámite, así que voy a apuntar más bajo este año porque ahorita me agarra la adolescencia y ya me han dicho que novias... no traes"

¿Te acuerdas del pulover de las tortugas ninjas que me mandaste el año pasado? Recuerdo que llegó tarde porque se lo mandaste a mi tío Chicho en el Norte por error y él lo mandó para acá. ¡Manda otro igual! No... no para mí. El mío está enterito. Para Yordanis el negrito de la casa de los altos. A él le encanta, así que quiero darle la sorpresa y salir los dos de tortugas ninjas. No se lo mandes a mi tío porque ahora está peleado con mami por no sé qué cosa de la política. Así que no te equivoques y mándalo directo, porque el negrito se va a quedar sin pullover.

¡A mami tráele un saco de inventos! Yo la veo en la cocina que llora y dice "¿Y ahora qué invento yo?" Así que con el saco no va llorar más. Yo se lo pongo en la cocina y cuando la vea así, voy corriendo y le enseño el saco. Seguro le va a dar mucha alegría. Mami cuando ríe se ve muy linda. Y ya de paso para mi mamá mándale la dirección de donde vive mi papá, que no sabemos.

Me preocupa el abuelo. Dice que todos sus achaques se deben a la coyuntura, así que mándale una cremita para la coyuntura... ¡o mejor! ¡Un hechizo! ¡Pa desaparecer la coyuntura! Y otro para la abuela que no ha dicho nada pero sospecho que ella se lo traga, porque a veces cuando se sienta calladita yo le veo los ojos aguados. Debe ser que también le duele.

Y si puedes... arregla a Chicho con mami... ¡y puedes equivocarte las veces que quieras!

¡Dale Santa! ¡Quiero eso! No quiero carro de bomberos, ni batería, ni nada de eso. ¡Quiero ver reirse a todos los que quiero! ¡Se ven todos tan lindos! Y bueno, si te sobra un Kit Kat, me lo pones en el bultico.

Agradecido,

Pepito

-------

Frank Delgado - Carta a Santa Claus