Pelotero cubano Yoan Moncada tira su pasillo de reggaetón
Yoan Manuel Moncada Olivera, destacado jugador de béisbol cubano, sorprendió a sus seguidores de Instagram tras publicar un video donde se le puede ver "tirando su pasillo" al ritmo de El canilleo, tema del reguetonero El Chulo
Foto Sporting News

Yoan Manuel Moncada Olivera, destacado jugador de béisbol cubano, sorprendió a sus seguidores de Instagram tras publicar un video donde se le puede ver "tirando su pasillo" al ritmo de El canilleo, tema del reguetonero El Chulo. El video causó la reacción de varios de los seguidores quienes les enviaron mensajes divertidos donde le comentan su original baile.

El pelotero creció en el barrio las Quinientas, en el municipio Abreus, provincia Cienfuegos. Moncada es un pelotero que impresiona por poseer las cinco herramientas claves en el deporte que práctica: velocidad en el corrido de las bases, brazo poderoso para tirar la pelota, bateo de tacto y fuerza, y destreza con el guante. Estas habilidades innatas unido a su pronto desarrollo han motivado a muchos especialistas a compararlo con los mejores peloteros de la actualidad y del pasado reciente. Aún el cienfueguero no ha alcanzado las máximas expectativas que de él se tienen, no obstante, por su juventud, nada impide que lo consiga. 

Yoan se desempeña a la defensa en todas las posiciones del cuadro, aunque ha sido más frecuente verlo en la intermedia. Se coloca a batear en cualquiera de los rectángulos cercanos al home.

Yoan Manuel formó parte del equipo Cuba categoría 15 -16 años por sus buenos resultados en el Campeonato Nacional del 2011, en el cual consiguió un desempeño formidable, al conectar 40 indiscutibles en 24 partidos, entre ellos, ocho jonrones. Luego, representando a su país en el XIV Campeonato Mundial de Béisbol sub 16 IBAF, fue el único integrante cubano del Todos Estrellas del torneo, en la antesala, y resultó el más destacado al bate entre sus compatriotas, al conseguir 500 de average, producto de 10 hits en 20 turnos oficiales al bate, incluidos par de dobles y triples, y su slugging terminó en 800

Pasó dos meses entrenando en Quito, hasta que le fue concedida otra visa, esa vez de Guatemala, también en condición de turista. Pasó seis meses en la nación centroamericana, estableciendo residencia allá para poder calificar a la Agencia Libre en las Grandes Ligas.

En noviembre de 2014 se planifica su showcase (entrenamiento de muestra a organizaciones diversas de Grandes Ligas). En esos momentos ya era considerado el mejor jugador en el mercado internacional de aficionados. Los entendidos en la materia sabían que Moncada conseguiría un contrato millonario. Cuando se anunció la fecha y ubicación de la exhibición, la seguridad de Moncada corrió peligro. En más de una ocasión, incluyendo el día del evento, fue perseguido por automóviles a través de las calles en intentos de secuestro. Asistieron a verlo más de 100 scouts de las Mayores, convirtiendo al cienfueguero, de inmediato, en un fenómeno mediático que ha estado en los titulares de prensa desde entonces. Los representantes de los 30 equipos de las Grandes Ligas partieron de Guatemala impresionados.

Comprobaron que Moncada era el jugador cubano más atlético –por encima de Puig- y más rápido –por delante de Rusney Castillo. Se trataba de un pelotero capaz de desplazar más de 200 libras en 6.6 segundos en un tramo de 60 yardas. Moncada tenía explosiva velocidad en las bases y la contextura musculada de un jugador de rugby. Desde entonces empezaron a compararlos con los grandes. Los scouts notaron que tenía la versatilidad para jugar en cualquier posición del cuadro y que conseguía fuertes conexiones desde ambos lados del plato. Y, lo mejor de todo, al contrario de muchos peloteros cubanos que desertaron con más de 25 años de edad, Moncada tenía sus mejores años por delante.

Yoan Moncada fue declarado agente libre por MLB desde el 15 de noviembre del 2014, aunque en ese momento no podía firmar ningún contrato, al no tener autorización de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) para acometer tal operación. Pasaron los meses. En febrero de 2015 la OFAC no había desbloqueado al cienfueguero, pero en esa fecha las Grandes Ligas emitieron un comunicado donde dejaron bien claro que ya los cubanos no necesitarían dicho permiso. En su lugar, solo tendrían que presentar una declaración jurada como último paso antes de negociar contratos con equipos de las Mayores. Entonces se abrieron las puertas para Moncada y todos los cubanos que aguardaban por la autorización, con la particularidad de que al sureño lo catalogaron agente libre aficionado en vez de profesional, pues tenía menos de 23 años y no jugó cinco temporadas en el circuito cubano. Bajo estos términos, establecidos en el convenio laboral entre MLB y la Asociación de Jugadores, cualquier equipo que firmara a Moncada debía hacerlo con el dinero de su presupuesto para firmas de agentes libres internacionales en el período establecido (2 de julio del 2014 al 15 de junio del 2015), y en caso de exceder la cantidad de dinero asignado, tendría que pagar una penalidad del 100 por ciento del contrato.