La cubana Niurka Marcos hizo una revelación en “La Casa de los Famosos”

También protagonizó la sorpresa de la noche al reencontrarse con una antigua rival, la presentadora Laura Bozzo
Niurka
 

Reproduce este artículo

Niurka Marcos, la vedette cubana radicada en México, hizo una fuerte revelación durante el primer episodio del show de Telemundo, “La Casa de los Famosos”. Además, protagonizó una sorpresa tras la llegada de Laura Bozzo al programa.

Desde ayer, la presentadora y actriz venezolana Alicia Machado encendió las luces de “La Casa de los Famosos” para recibir a 17 nuevos participantes por los próximos tres meses. Entre ellos, la polémica Niurka Marcos, la icónica animadora Laura Bozzo, la popular empresaria Mayeli Alonso, el reconocido coreógrafo Toni Costa y el veterano actor boricua Osvaldo Ríos.

El programa arrancó con una escena triste: la despedida de la cubana de sus tres hijos. Marcos lloró desconsolada antes de entrar a la casa de la filmación y besar el suelo que pisaba.

Después repartió besos y abrazos, incluyendo a Bozzo, con quien ha tenido varios problemas en el pasado. Incluso declaró que la ayudaría con su pánico a los lugares cerrados. Bozzo manifestó que el sitio le recordaba los tres años que había pasado en arresto domiciliario.

A menos de 24 horas, ya Marcos está ganando espacio y ha hecho algunas revelaciones. Resulta que la cubana y el actor boricua Ríos fueron más que amigos en el pasado.

“Nosotros ya quimbamos (tener sexo) y él me pidió que no le dijera a nadie que habíamos quimbado, si me tira los perros le voy a decir: ‘¡no! Porque tú me dijiste que no le dijera a nadie. Me lo comí hace años’”, dijo la artista sobre el actor.

Además, en una entrevista reciente con el conductor Rodner Figueroa, enfatizó que estaba dispuesta a todo en la competencia. Incluso sostuvo que “en la casa, el que se deje, me lo como”.

La producción de este show utiliza más de 50 cámaras escondidas y 60 micrófonos para capturar cada espacio de la estructura, las 24 horas del día de los siete días de la semana. Así, elimina cualquier oportunidad de que los participantes puedan ocultar secretos, alianzas o planes estratégicos.