Las cubanas de Ibeyi presentan su tercer álbum “Spell 31”

Tras dos discos marcados por los sonidos y ritmos de la isla, el tercero varía ligeramente por algo más urbano
Ibeyi
 

Reproduce este artículo

Ibeyi, el dúo musical de las hermanas gemelas franco-cubanas Naomi y Lisa-Kaindé Díaz, presentó en París, donde radica su discográfica, su tercer álbum de estudio, “Spell 31”. Tras dos discos con sonoridad cubana, este varía un poco.

En una entrevista con el diario español “El País”, se revela que el disco trae colaboraciones con intérpretes como Jorja Smith, diosa del soul de la última época, o Pa Salieu, rey del drill londinense. Tras la producción está Richard Russell, jefe de su sello, XL Recordings.

Respecto a la sonoridad yoruba en la mayoría de sus temas, las chicas de Ibeyi precisaron que nunca han querido deshacerse de ello.

“Aunque aspirásemos a eso, nunca lo lograríamos del todo. Seguimos cantando por nuestro padre, que murió cuando teníamos 11 años. Por nuestra hermana Yanira, que también falleció. Seguimos cantando al lado de nuestros ancestros”, señalaron.

En esta ocasión fue Naomi quien escribió los temas y Lisa quien les puso el sonido. Naomi también fue la vocalista principal en este álbum. “No me hirió el ego, tenía sentido. Solo me costó 24 horas hacerme a la idea”, dijo Lisa-Kaindé.

Sobre su acercamiento al hip hop explicaron que era cuestión de coherencia porque “es una música que nos gusta, que se nos parece y que escuchamos en nuestras vidas. Un día me gustaría hacer un disco de reguetón”.

En este disco se intuye una especie de intrusión en la política de parte de las gemelas franco-cubanas, aunque ellas reiteren que “no hablamos de eso”. Hay temas que incluyen fragmentos de discursos de Michelle Obama sobre la relación enfermiza de Donald Trump con las mujeres y también otra canción habla de la policía francesa en un incidente contra Lisa.

“Después de un periodo tan complicado, nuestra voluntad ha sido hacer música capaz de curar. Tenemos amigos que dicen que no han llorado desde hace años. A nosotras, llorar nos parece tan imprescindible como respirar”, concluyen.