Universitarios apoyan a Abel González Lescay: "Lo queremos libre y en la universidad"

El músico y estudiante cubano Abel Lescay se enfrenta a una petición fiscal de siete años de prisión por manifestarse pacíficamente el 11 de julio pasado
El músico y estudiante cubano Abel Lescay se enfrenta a una petición fiscal de siete años de prisión por manifestarse pacíficamente el 11 de julio pasado
 

Reproduce este artículo

Los estudiantes que integran la plataforma 'Reclamo Universitario' manifestaron su solidaridad con el músico y estudiante de la Universidad de las Artes (ISA), Abel González Lescay, quien se enfrenta a una petición fiscal de siete años de prisión por protestar pacíficamente el pasado 11 de julio.

"Abel Lescay salió a manifestarse el 11 de julio como cualquier otro ciudadano, no atentó contra ningún tipo de propiedad y la Fiscalía General de la República de Cuba le acusa de los cargos: desacato a la figura básica, desacato a la figura agravada y desorden público, por los cuales le piden siete años de prisión", señaló la página 'Reclamo Universitario'.

González Lescay hizo público recientemente que su juicio será los días 5 y 6 de diciembre en el Tribunal Provincial de Mayabeque.

"Es estudiante del ISA, Universidad de las Artes y podría perder su carrera en caso de ser declarado culpable (...) No podemos pensar al opresor solamente como el burgués de siempre, la burocracia también oprime", agrega el comunicado.

Por último, los universitarios aseguraron que "no abandonaremos jamás a ningún compañero de nuestras aulas. Llamamos a la solidaridad nacional e internacional con Abel Lescay. Lo queremos libre y en la universidad".

A inicios de agosto de 2021 González Lescay dio testimonio de su arresto a la revista Rialta.

Participó en las protestas populares del 11J en su municipio de residencia, Bejucal y al día siguiente llegó una patrulla policial con placa 31033 a su vivienda, y sin orden de arresto se lo llevaron detenido.

"Me cogió por el pelo, así, desnudo, yo estaba completamente desnudo. Me puso las esposas y me bajó por la escalera. Me sacó de mi casa, encuero, y me montó en la patrulla, donde estaba otra persona que habían recogido antes. Así desnudo me llevaron desde Bejucal hasta San José de las Lajas".

Lo trasladaron para un centro conocido como El Técnico y horas después para la llamada 'prisión del sida', pues resultó positivo a la COVID-19.

Fue liberado el 18 de julio con un proceso penal pendiente.