Torturado por hacer activismo político en Cuba

El hombre, por militar en la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), fue objeto de numerosas detenciones y actos humillantes en Santiago de Cuba
 

Reproduce este artículo

José López Piña, opositor y reportero de Palenque Visión, residente en Santiago de Cuba, relató para ADN Cuba, los lamentables hechos de tortura a los que estuvo sometido el año anterior.

El hombre, por militar en la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), fue objeto de numerosas detenciones y actos humillantes en Santiago de Cuba.

"Empiezo a conocer el rostro de la represión por dentro. Eso me impactó porque comencé a ver que este gobierno por tratar de mantenerse en el poder utiliza cualquier método", explicó ante las cámaras.

En el contexto de las supuestas elecciones para la nueva Constitución cubana, López Piña entró en una huelga de hambre durante 13 días como forma de oponerse a lo que consideraba un fraude.

El 24 de febrero de 2019día de la elección, salió a la calle y logra intercambiar con varias personas para disuadirlos de no votar. En ese momento fue detenido por un oficial de la policía política y ahí comenzaron las torturas, según cuenta.
 

 

Lo llevaron para la estación policial de El Cristo, y varios agentes allí presentes le propinaron golpes, entre patadas y bofetadas. Le quitan la ropa, le abren las piernas, parten un palo y se lo atraviesan dentro de las piernas.

Denunció que luego lo amarraron y con un tabaco comenzaron a echarle humo en el cuerpo y le quemaron una oreja.

Además, utilizaron pintura en su cuerpo para dibujar consignas en las que él no creía. Una de ellas "Yo voto sí", en su frente.

Luego lo trasladaron a otra estación de Santiago de Cuba, lo tiran al patio, unos boinas negras lo hicieron arrodillarse y lo escupieron.

"Se me salieron las lágrimas. Permanecí esposado en el piso por dos horas. Intentaron quitarme la pintura pero yo me resistí", añadió. Lo soltaron en una escuela de Trabajadores Sociales, descalzo y sin camisa.

"Es un gobierno que no le ha dado un avance al pueblo y vive de las mismas necesidades de la gente. La Revolución ha abandonado a una nación por más de 61 años" concluyó el activista.