Suspenden visita a preso político del 11J en Guantánamo

Se trata del segundo consejo disciplinario contra Rodríguez Prevost, pues en enero de 2022 le suspendieron las llamadas telefónicas durante dos meses
Se trata del segundo consejo disciplinario contra Rodríguez Prevost, pues en enero de 2022  enero le aplicaron la suspensión de las llamadas telefónicas durante dos meses
 

Reproduce este artículo

Las autoridades del régimen cubano suspendieron la visita familiar del prisionero político Jesús David Rodríguez Prevost, recluido en la Prisión Provincial de Guantánamo por participar en las protestas antigubernamentales del 11 de julio de 2021, publicó Cubanet.

En febrero, Rodríguez Prevost reclamó al oficial de guardia Cajigal en la inspección del día 8, que le habían atrasado la visita familiar del mes de febrero para el día 15, cuando la tenía pactada para el 9.

Además, el manifestante del 11J no quiso pararse en firme, como se acostumbra en el centro penitenciario guantanamero, cuando un oficial de guardia se dirige a un interno.

Finalmente, el preso político logró ver a su familia el 9 febrero anterior, pero al terminar el encuentro, el segundo jefe de unidad lo interceptó y lo llevó a una sesión de análisis de comportamiento, donde le impusieron esta medida represiva.

Según contó el prisionero político Yordis García Fournier vía telefónica, su compañero fue llevado a un consejo disciplinario en el que participó la jefatura de la prisión, y allí decidieron suspenderle las visitas correspondientes a marzo.

Se trata del segundo consejo disciplinario contra Rodríguez Prevost, pues en enero de 2022  enero le aplicaron la suspensión de las llamadas telefónicas durante dos meses.

El manifestante del 11J tuvo su juicio en diciembre de 2021, acusado de los supuestos delitos de desacato y desórdenes públicos. Para él la Fiscalía pidió cinco años de prisión y fue sentenciado a tres años y ocho meses.

Jesús David Rodríguez Prevost fue detenido en la Avenida Camilo Cienfuegos, en la ciudad cabecera de Guantánamo, cuando se manifestaba pacíficamente contra el régimen de La Habana el 11 de julio de 2021.

Junto a otros manifestantes, fue arrestado mediante llaves de estrangulación y golpes por personas vestidas de civil, protegidas por agentes uniformados y patrullas de la policía, según informó el abogado Sergio Osmín Fernández Palacios en una denuncia ante el Grupo de Trabajo de Detenciones Arbitrarias de la ONU.