Que nadie se mueva: represión en La Habana por funerales del cardenal

LA HABANA - Activistas de derechos humanos, católicos y periodistas independientes denunciaron este fin de semana en La Habana un intenso operativo de la policía política para impedirles asistir a las honras fúnebres del cardenal cubano Jaime Ortega Alamino, quien falleció este viernes 26 de julio en la capital.

Uno de los primeros en denunciar las amenazas del aparato represivo del régimen fue el disidente católico Dagoberto Valdés, director del Centro de Estudios Convivencia en Pinar del Río.

Acaba de salir de mi casa el Teniente coronel Beune, de la Seguridad del Estado en Pinar del Río, junto a otro oficial, para prohibirme asistir a la Misa y entierro del Cardenal Jaime Ortega mañana domingo 28 de julio, en la Catedral de La Habana”— escribió en sus redes sociales, y añadió: “Me ha dicho que si me atrevo a salir habrá una acción policial para impedirlo”.

Valdés pidió “a todos los católicos y personas de buena voluntad que me conocen que recen para que este tipo de acontecimientos no sigan ocurriendo, y podamos ejercer nuestro derecho a practicar la religión que profesamos”.

El artista visual y coordinador del Movimiento San Isidro, Luis Manuel Otero Alcántara, aseguró encontrarse “sitiado” por agentes de la policía que le impidieron salir del lugar donde estaba.

Dicen que debo respetar la muerte del cardenal Ortega. ¿Qué dice la iglesia católica o Jaime Ortega desde donde quiera que esté sobre la represión a los cubanos?”, escribió el activista contra el Decreto 349.

Luz Escobar, reportera del diario independiente 14ymedio, no pudo asistir a cubrir el sepelio del cardenal debido a una amenaza de arresto que también denunció en redes sociales.

Estaba saliendo de casa rumbo al cementerio para cubrir el sepelio del cardenal Ortega y este oficial de la Seguridad del Estado, que se hace llamar Ernesto me dijo: ‘Luzbely, soy el oficial Ernesto, tú sabes que no puedes ir al cementerio si no vas detenida’”, aseguró la periodista.

La reportera Ileana Hernández, de CiberCuba, tampoco pudo salir de su residencia:

Amanecí hoy rodeada, no sé a qué temen esta gente, definitivamente están demostrando con estas vigilancias que el pueblo cubano no está con ellos, si fuera cierto me dejaran tranquila