Policía política acosa a periodista de La Hora de Cuba
El sábado pasado varias patrullas del régimen se dirigieron en búsqueda del periodista independiente Yunier Gutiérrez quien es corresponsal en La Habana del medio independiente La Hora de Cuba
Policía política acosa a periodista de La Hora de Cuba
 

Reproduce este artículo

El pasado sábado 15 de agosto varias patrullas pertenecientes a la policía del régimen se dirigieron en búsqueda del periodista independiente Yunier Gutiérrez quien es corresponsal en La Habana del medio independiente La Hora de Cuba.

Según señala el medio en su página de Facebook, los agentes policiales acudieron al reparto Diezmero en San Miguel del Padrón, donde Gutiérrez tiene su dirección oficial, aunque no radica actualmente allí. Las fuerzas represivas dijeron que continuarían buscándolo.

Gutiérrez, vía Whatsapp contó a La Hora de Cuba que él no tiene cuentas que saldar con las autoridades policiales ni con la justicia cubana y que “esto ocurre amparado por la situación de un rebrote de la epidemia en la capital”. Para él como para todos los que practican el periodismo independiente en la Isla: “divulgar la verdad e informar, no es un delito”.

Este joven se desarrolla como periodista de La Hora de Cuba desde enero de 2019 y entre sus coberturas figuran la visita de los Reyes de España a la capital cubana, las exequias de Alicia Alonso, el encarcelamiento del artista Luis Manuel Otero Alcántara y la represión policial a la convocatoria a protestar del pasado 30 de junio. Natural de Niquero, es Licenciado en Economía por la Universidad de las Tunas. Además, ha recibido capacitación profesional fuera del país en Colombia, Chile y Eslovaquia.

A decir del medio de prensa es esta la primera vez que el régimen acosa directamente a Yunier. Sin embargo, él sostiene que “A pesar de los intentos de amenazas, mi postura es invariable. Estoy comprometido con la verdad, la libertad de expresión y la democracia en mi país”.

Por otro lado, no es este un caso aislado, sino que se suma a la lista de colaboradores de La Hora de Cuba que son asediados por el régimen. 

“A principios de este año, Mario Ramírez fue citado en tres ocasiones para encuentros con la Seguridad del Estado. Solo en el 2020, Lien Estrada y Ricardo Fernández Izaguirre fueron detenidos al menos una vez para impedirles llegar a determinados lugares. Las viviendas de los reporteros suelen ser puestas bajo vigilancia durante fechas especiales, y al menos cinco colaboradores frecuentes de La Hora de Cuba tienen prohibición expresa de salir del país”, destaca la publicación.

En el contexto de la pandemia por el nuevo coronavirus una ola de detenciones arbitrarias y violaciones a los derechos humanos de periodistas independientes y activistas se ha desatado. El pasado 30 de junio es la prueba más tangible del temor del régimen a una revuelta social y del despliegue de todo su arsenal para contener a quienes disienten. 

El 30 de junio la sociedad civil cubana organizó una manifestación pacífica en la rampa habanera. El fin de la protesta era pedir justicia por la muerte a manos de un policía del joven afrodescendiente Hansel Ernesto Hernández Galiano, víctima de abuso policial en la capital. 

Varios activistas y periodistas independientes fueron sitiados en sus hogares bajo la amenaza de que si salían serían acusados de propagación de epidemia, a muchos otros les bloquearon el acceso a internet para impedir que reportaran sobre lo que aconteciera.

Tales hechos preocupan a la comunidad internacional, especialmente a organizaciones vinculadas con lso derechos civiles de los ciudadanos. El mes pasado la organización no gubernamental de derechos humanos Human Rights Watch denunció al régimen cubano por las detenciones arbitrarias y las violaciones a las libertades individuales en la Isla.

Un comunicado en su sitio web oficial analiza a fondo los sucesos del pasado 30 de junio, uno de los días donde mayor despliegue policial y represión se vivió en Cuba. El gobierno, según indica el texto: “cometió numerosas violaciones a los derechos humanos para impedir protestas contra la violencia policial organizadas a fines de junio”.