Denuncian maltratos en cárcel a Yosvany Rosell, acusado de “sedición” por manifestarse el 11J

La represión en contra de él es abusiva ya. Lo tienen aislado y sin darle su hora de sol, sin permitirle llamadas telefónicas y sin asistencia médica, dijo esposa de Yosvany Rosell
 Yosvany Rosell García, prisionero por manifestarse contra el régimen de Cuba
 

Reproduce este artículo

El joven Yosvany Rosell García, prisionero por manifestarse contra el régimen de Cuba el pasado 11 de julio y con petición fiscal de 30 años por “sedición”, está aislado en la cárcel nueva de Holguín donde sufre maltratos de las autoridades, denunció su esposa Mailín Rodríguez Sánchez.

“La represión en contra de él es abusiva ya. Lo tienen aislado y sin darle su hora de sol, sin permitirle llamadas telefónicas y sin asistencia médica”, dijo Rodríguez Sánchez a Radio Martí.

Rosell García, de 32 años de edad, se queja de que un brote de “sarna” y las chinches en el penal “no lo dejan ni dormir”, añadió su pareja tras una visita a la prisión.

Según Mailín Rodríguez su esposo “únicamente se manifestó con su libre derecho de pedir libertad y un cambio” en Cuba. Ha tenido que cambiar de abogado en dos ocasiones por el “mal trabajo” que realizan.

“Tú vas y les preguntas y nunca saben nada. Tienen miedo de dar información y no saben darte una respuesta, siempre evadiendo las preguntas”, dijo a Radio Martí.

Yosvany Rosell García es padre de tres hijos menores, herrero con licencia y tiene un taller de soldadura en la capital holguinera. Con su trabajo por cuenta propia sustentaba el hogar hasta que fue detenido arbitrariamente.

“Es algo terrible lo que estamos pasando. Mis niños, que tienen 13 años la mayor, cinco el del medio y tres añitos el pequeño, no entienden por qué no está con ellos su padre en casa. Yosvany es quien mantiene económicamente a la familia”, dijo su esposa.

Mailín Rodríguez todavía está impactada por la condena solicitada por la Fiscalía. “No duermo, yo no me creo esa exageración de años que le piden, en contra de un hombre joven que está luchando por sus hijos y por sacar su familia adelante. Eso es destrozar y acabar con nuestra familia, una familia cubana (…) y él es inocente completamente”, concluyó.

La Fiscalía de Holguín pide 30 años de cárcel por la presunta comisión del delito de “sedición”. Rosell convocó a sus vecinos a manifestarse en la vía pública por los constantes cortes de electricidad y otros problemas, por lo que primero lo acusaban de un delito menor, “desorden público”, aseguró el Centro de Información Legal Cubalex.

“Abusos como este revelan la verdadera naturaleza de lo que algunos llaman aún la ‘revolución’ cubana”, denunció la ONG.

Desde octubre, las autoridades cubanas comenzaron a imponer sanciones a personas encarceladas tras el levantamiento popular del verano, con penas que oscilan entre pocos meses y 30 años de cárcel.

 

El terrible estado físico de Armando Trujillo tras 2 años de prisión política

El opositor Armando Trujillo González fue excarcelado este lunes y muestra signos de grave deterioro físico.

“Así ha salido de la cárcel de Agüica en Matanzas Armando Trujillo, dónde permaneció desde el 4 de julio de 2019 hasta hoy día”, expuso la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) en Facebook.

“Es inhumano el estado en el que se encuentra y con el que fue tratado por la Seguridad cubana”, añadió la organización.

Ana Belkis Ferrer García, hermana del preso de conciencia José Daniel Ferrer, afirmó en nombre de la familia del líder opositor que la denuncia sobre Trujillo les llega “a lo más profundo de nuestro corazón”.

En un post en la red social lamentó que el prisionero político fuera liberado “en paupérrimas condiciones, irreconocible, totalmente destruido físicamente por la dictadura de Raúl Castro y Díaz Canel”.

Ferrer García añadió que “están ASESINANDO a nuestros valientes presos políticos, el mundo libre debe intervenir para impedir estos crímenes de lesa humanidad”.

Armando Trujillo González es activista del Movimiento Independiente Opción Alternativa, destacando en su organización con una conducta pacífica en defensa de los derechos humanos y en el apoyo a las acciones de las Damas de Blanco, según la ONG Prisioners Defenders.