Familia “Salcedo”: víctima de represiones, amenazas y detenciones por la Seguridad del Estado

Hace 3 meses la joven cubana Mileydi Salcedo fue golpeada en la vía pública por un policía. Ella resultó detenida 2 meses y el agente represor sigue libre. Por sus denuncias, hace cuatro días han apresado arbitrariamente a su papá, acusándolo de delitos infundados

Familia cubana “Salcedo”: víctima de represiones, amenazas y detenciones arbitrarias de la Seguridad del Estado
 

Reproduce este artículo

Este martes 25 de agosto el colaborador de ADN Cuba, Esteban Rodríguez intercambió en una trasmisión en vivo con la joven Mileydi Salcedo, víctima junto a su familia, de represiones, detenciones arbitrarias y amenazas por parte de la Seguridad del Estado cubano en La Habana.

Mileydi Salcedo y Elizabeth Vaquero, el pasado 22 de abril fueron detenidas e incomunicadas desde tras ser golpeadas brutalmente y abandonadas en la vía pública por un capitán de la policía e intentar filmar el atropello. Durante su encarcelamiento el padre de Mileydi, Daniel Salcedo, denunció el ilegal e injusto proceder policial contra las jóvenes. Durante su arresto e interrogatorio en la unidad de Aguilera, en la barriada capitalina de Lawton, los agentes de la policía pidieron cuentas al padre de la joven por sus visitas a la sede nacional de las Damas de Blanco y cuestionaron su relación con opositores al régimen, según detalló Salcedo a Radio Martí. Salcedo terminó detenido.

Cuando la joven se recuperó de la golpiza, se dirigió con sus brazos lesionados a la estación de policía de Aguilera para denunciar los hechos, pero allí decidieron encerrarla “por el supuesto delito de atentado”, según testimonios de la familia.

Mileidys Salcedo estuvo varios días incomunicada, luego fue trasladada a la estación de 100 y Aldabó, hasta que el día 5 de mayo fue trasladada a una prisión de mujeres en La Habana. El padre denunció que solo entonces la dejaron llamar a su familia, y ellos pudieron conocer su paradero.

Hoy, Mileidys volvió a ser apresada por la policía del régimen. Hace cuatro días su papá se encuentra una vez más detenido injustamente. La policía se apareció en su residencia, una antigua casa donde conviven varios miembros de la familia, bajo la acusación de que intentaban propagar el coronavirus en una fiesta. La joven y su papá intentan explicar que nadie de la familia está contagiado con el virus, que son hermanos que ocupan diferentes partes de la gran casona y que es totalmente ilógico, lo que referían los agentes.

Mileydi, comenzó a grabar la detención, la forma despectiva, irrespetuosa y agresiva con que se expresaban los policías y fue amenaza por filmar con el teléfono en su propia casa. Uno de los agentes intentó quitarle el teléfono.

Esta mañana cuando se dirigió a la policía a conocer el número del expediente del caso de su papá, para tramitar los aspectos legales, fue apresada desde las 9:00 a.m. hasta más de las 2:00 p.m. y multada. ¿Qué sucedió esta vez?

La joven grabó desde afuera de la estación policial de Aguilera, en la calle, y por este motivo apelando al Decreto 272, artículo 18 (lo que habría que revisar si no es otra violación), le pusieron una multa de 300 pesos.

“La Seguridad del Estado, nos tiene a mí y mi familia hostigados y amenazados. Tengo una tía en estado crítico de los nervios y a ellos no le importa nada. (…) Dicen que soy una periodista independiente por denunciar, pues lo soy con mucho gusto”, refirió Milyedi. 

“Me da mucho dolor todo lo que pasa con la familia, hablé por la noche con mi papá, y está en huelga de hambre, porque lo tienen injustamente detenido, han pasado 4 días… Así son los esbirros”, dijo la joven, una de las tantas víctimas del totalitarismo de un régimen corrosivo.