EEUU condena “destierro” de reporteros de ADN Cuba varados en El Salvador

Este es otro método de acoso a los periodistas, de reprimir a los que difieren pacíficamente, y el desprecio por la Declaración Universal de DDHH, dijo la Embajada de EEUU en Cuba
Periodistas cubanos en aeropuerto de La Habana antes de partir al exilio. Foto: cortesía con ADN Cuba
 

Reproduce este artículo

Estados Unidos denunció este miércoles el “destierro” de Cuba de los periodistas independientes Héctor Luis Valdés y Esteban Rodríguez, quienes quedaron varados en El Salvador tras el rechazo del régimen de Daniel Ortega a que viajen a Nicaragua.

“Nos es preocupante que el régimen de Cuba haya obligado a destierro a los periodistas de ADN Cuba Esteban Rodríguez y Héctor Valdés, que ahora están obligados a estar fuera de su país”, publicó en Twitter la Embajada de EEUU en La Habana.

“Este es otro método de acoso a los periodistas, de reprimir a los que difieren pacíficamente, y el desprecio por la Declaración Universal de DDHH. Nunca debieron haber sido reprimidos y no debieron haber sido obligados [a ir] fuera de Cuba”, añadió la delegación diplomática.

Ambos periodistas denunciaron este 5 de enero su exilio de la isla forzados por las fuerzas represivas del régimen cubano. Esteban Rodríguez, también miembro del Movimiento San Isidro (MSI), llevaba ocho meses prisionero sin juicio tras ser detenido en una manifestación pacífica en La Habana, el 30 de abril de 2021. Fue traslado de una cárcel de máximo rigor directamente al aeropuerto de La Habana con la condición de que él y su colega y amigo abandonaran el país.

Desde el martes se encontraban varados en el aeropuerto internacional de la capital salvadoreña, pues el régimen de Daniel Ortega les negó la entrada a Nicaragua, país que no pide visa a ningún cubano para viajar.

Según escribió Valdés Cocho en su perfil de Facebook, Rodríguez fue liberado el pasado 4 de enero. “Ocho meses en que su cuerpo fue sometido hasta el último minuto a torturas, confinamientos a celdas de castigo con condiciones infra humanas; toda una ola represiva por el simple hecho de pensar con cabeza propia”.

“De mí qué contar, si no todo lo que he venido padeciendo desde hace ya dos años que llevo ejerciendo el periodismo de una manera libre”, explicó el reportero.

Valdés continuó denunciando que el régimen cubano los obligó a tomar la decisión de abandonar Cuba con destino a Nicaragua, a cambio de la excarcelación de Esteban Rodríguez.

“A Esteban lo llevaron al aeropuerto en la madrugada de ayer, al igual que a mí. Aún Esteban tiene en sus pies las marcas que le dejaron las llamadas Shakiras. Todo ese tiempo en que las lágrimas no faltaron; ellos [los agentes de la policía política] estaban ahí recordando que éramos expulsados y que jamás podríamos regresar”, agregó en su testimonio.

Valdés añadió que hicieron escala en el Aeropuerto de Tocumen en Panamá sin mayores contratiempos, y luego se dirigieron rumbo a El Salvador. Allí debían continuar hacia Nicaragua. Fueron llamados por el altavoz para comunicarles que el régimen sandinista, aliado del castrismo, se negaba a darles entrada a su territorio.

“Nunca nos dieron una explicación ni mucho menos una posible solución a esta problemática que nos surgía. Varados en San Salvador, en un limbo migratorio y sin la idea de retornar a nuestra tierra por la inminente amenaza de procesarnos si lo hacíamos”, añadió el reportero de ADN Cuba.

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, dio instrucciones a la Dirección General de Migración y Extranjería de apoyar a los periodistas independientes.

“El director de Migración dijo que tienen instrucciones del presidente [Nayib Bukele] para darles el apoyo que requieran para que se tranquilicen, se sientan seguros y luego estudien su caso para su regularización”, declaró Apolonio Tobar, titular de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, según reporte de El Faro.

Tras 36 horas varados, Valdés y Rodríguez salieron del aeropuerto internacional de San Salvador “acompañados por el director de Migración, Ricardo Cucalón, y el procurador de DDHH Apolonio Tobar. Se dirigen a un hotel para descansar”, informó en Twitter el periodista Nelson Rauda Zablah, de El Faro.

“A un ciudadano cubano lo expulsan por querer ejercer el periodismo independiente, libre, por censurar al periodismo”, declaró Esteban Rodríguez a la prensa que los entrevistó en el lugar.