Activistas cubanos denuncian en Praga las violaciones del régimen cubano

Durante dos días, el 15 y 16 de octubre, sesionó en Praga, la capital de la República Checa, el Forum 2000 dedicado a analizar los desafíos a un orden mundial democrático que defiende los derechos humanos. Forum 2000 es una iniciativa conjunta del difunto presidente checo Václav Havel, el filántropo japonés Yohei Sasakawa y el fallecido ganador del Premio Nobel de la Paz Elie Wiesel.

Durante los últimos 23 años a partir de 1997, Forum 2000 ha organizado una reunión anual centrada en cuestiones internacionales apremiantes. El tema de la Conferencia del Foro 2000 de este año fue "Recuperando la promesa de 1989" y los ponentes se dedicaron a analizar el optimismo de hace treinta años y el pesimismo y los desafíos de hoy.

"Hace treinta años, el mundo estaba lleno de esperanza de que, finalmente, prevalecería la democracia, la libertad y un orden global basado en la paz y la responsabilidad. En el tumultuoso año 1989, las personas se manifestaron contra gobiernos con un pésimo historial de derechos humanos y una falta de respeto por el estado de derecho. Las protestas en Beijing, Berlín o Praga coincidieron con transiciones democráticas en curso o inminentes en Chile, Nicaragua, Sudáfrica y otros lugares. Los ciudadanos de todo el mundo pedían más libertad y democracia y esperaban una sociedad justa. Las democracias occidentales sirvieron como modelo al que muchos admiraban. Desde entonces, el espíritu de libertad y responsabilidad cívica en las nuevas democracias, así como en las más establecidas, se ha enfrentado a muchas pruebas difíciles y hoy estamos en uno de los momentos más exigentes de la democracia liberal", dice la página web del evento.

Varios activistas y disidentes cubanos han hecho destacadas intervenciones durante esta edición de la Conferencia Forum 2000.

La disidente cubana Rosa María Payá participó en el panel de apertura, "¿Ambiciones de 1989? ¿Ambiciones de hoy?" en el Palacio Žofín, Forum Hall junto con el Premio Nobel de la Paz, Tawakkol Karman, Mikuláš Minář, Šimon Pánek, Maia Sandu y el moderador Jacques Rupnik. La galardonada con el Premio Nobel de la Paz Tawakkol Karman se refirió a cómo "se toman malas decisiones entre la tiranía y el terrorismo", y declaró que "Cualquier guerra contra el terrorismo es también una guerra contra la dictadura. Cada dictador es un terrorista y cada terrorista es un dictador".

Rosa María Payá advirtió sobre los peligros de ignorar el régimen de Castro en América Latina, citando a su padre Oswaldo Payá, quien dijo que "la causa de la libertad es la causa de la paz". Según ella, ninguna estrategia que ignore la presencia autoritaria y la interferencia del castrismo en América Latina tendrá éxito".

Por su parte, el opositor cubano Manuel Cuesta Morúa habló en el panel del aniversario, "30 años de política checa de derechos humanos en el extranjero: logros y nuevos desafíos" en el Palacio Žofín, junto con los oradores Arzu Gebullayeva, Carl Gershman y Alexandr Vondra.

Durante la mesa redonda, Carl Gershman destacó la naturaleza criminal del régimen de Castro.

La artista cubana Tania Bruguera participó en la mesa redonda "60 años de comunismo en la solidaridad democrática cubana" junto con Wilhelm Hofmeister, Miriam Kornblith y Danae Vilchez. Según la descripción del evento: "Cuba es uno de los cinco países comunistas modernos que quedan en el mundo, junto con China, Laos, Corea del Norte y Vietnam. Su régimen comunista, establecido en 1959, sobrevivió incluso al colapso de su país. partidario del tiempo, la Unión Soviética. A pesar de la nueva constitución y la llamada 'transición del poder' al nuevo presidente Miguel Díaz-Canel en 2018, Cuba sigue siendo un país gobernado por un gobierno comunista. ¿Qué lecciones puede aprender Cuba de los países que derrocaron con éxito a sus regímenes comunistas en 1989? ¿Hay un papel para la comunidad internacional y los actores regionales en el apoyo de la eventual transición de Cuba a la democracia?"

El evento demostró los desafíos y las oportunidades para los demócratas cubanos. Mientras las instituciones internacionales como la Asamblea General de la ONU están dominadas por actores antidemocráticos (como prueba la reciente elección de Venezuela para el Consejo de Derechos Humanos) el Forum 2000 continúa su trabajo de reunir a personas de buena voluntad de todo el mundo para entablar una conversación democrática sobre los asuntos apremiantes de la actualidad. También sirve como plataforma para que los demócratas establezcan redes y coordinen sus esfuerzos.

El galardonado con el Premio Nobel de la Paz y presidente de Polonia, Lech Walesa, explicó en el panel final del Foro 2000 el concepto de solidaridad. Lo describió de la siguiente manera: "Si no puedes levantar pesas pesadas, debes pedirle ayuda a alguien. La Unión Soviética fue un gran peso. Pedimos ayuda a Europa, Estados Unidos y Canadá y juntos nos libramos de el sistema. Ahora necesitamos el mismo espíritu de solidaridad global en el mundo".