Access Now critica el Decreto 370 y la limitación de derechos digitales en Cuba
La organización internacional asegura que el decreto pone en riesgo derechos humanos fundamentales, relacionados con el uso de las tecnologías de la información y comunicación.
Derechos digitales en Cuba
 

Reproduce este artículo

La organización Access Now ha criticado en un extenso artículo la entrada en vigor del Decreto 370 en Cuba, que a su entender "pone en riesgo derechos humanos fundamentales relacionados al uso de las tecnologías de la información y comunicación".

Access Now es una organización internacional sin ánimo de lucro, dedicada a los derechos humanos, la política pública y el activismo por la defensa del Internet abierto y libre.

Desde su fundación en 2009, la organización ha abanderado distintos asuntos relacionados con los derechos digitales. Su énfasis ha sido en cinco áreas: seguridad digital, libertad de expresión, Intimidad, discriminación on-line, y Negocios y derechos humanos. La organización ha hecho campaña en contra los apagones de internet, la censura online, y la vigilancia de gobierno. Access Now también ha apoyado la neutralidad de la red, el uso de encriptación, y leyes y controles de seguridad online.

En un extenso y detallado artículo publicado en su página web, Access Now afirma que la nueva ley "pone en riesgo derechos fundamentales y los postulados de un espacio en línea diverso, accesible, abierto y seguro. Además, cierran la puerta a una internet más abierta para los cubanos, desaprovechando la oportunidad que puede surgir de una política más abierta en los últimos años".

Las áreas fundamentales de la nueva legislación (Control sobre contenidos en línea, autorización para productos informáticos, prohibición de investigadores en seguridad informática, localización de datos y control gubernamental de la infraestructura) conspiran contra la consagración del acceso libre a internet “ definido por la Relatoría para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos como "una condición sine qua non para el ejercicio efectivo de los derechos humanos hoy en día, incluyendo especialmente los derechos a la libertad de expresión y opinión, asociación y reunión, educación, salud y cultura".

La verdadera solución para Cuba, asegura el artículo, sería mantener "una red abierta, globalmente conectada y segura, disponible en todas partes, para todos, que tenga como objetivo promover la libre circulación de información y la participación cívica".

"Regulaciones como el Decreto 370 --concluye-- van encaminadas en dirección opuesta a estos fines y deben ser desalentadas desde la óptica de derechos humanos. Lamentablemente, exigir la modificación de este articulado no sería suficiente. La única alternativa es descartarla y reformularla a través de un debate abierto y participativo teniendo en cuenta a los derechos fundamentales de los ciudadanos de Cuba."