"Da pena el futuro de 11 millones de cubanos": Representante estadounidense en la ONU

La representante de Estados Unidos en la Naciones Unidas, Kelly Craft habló hace minutos para reiterar que votarán contra la resolución sobre el embargo presentada por el gobierno cubano este jueves.

Desde 1992, la Asamblea General ha aprobado ampliamente una resolución que pide el fin del embargo, iniciada en el contexto de la Guerra Fría, tres años después de la revolución socialista en la isla, y promulgada por el Congreso de los Estados Unidos en 1992.

El año pasado, el texto fue aprobado por 189 votos a favor y solo dos en contra, de Estados Unidos e Israel, sin abstención. Brasil siempre ha votado por poner fin al embargo.

Craft dijo que esa política contra Cuba se justifica debido a la falta de libertades que hay y pretende apoyar a "los que piden una vida mejor".

"Las decisiones destructivas del gobierno cubano no son nuestras", agregó.

Expresó también que la isla colabora a la inestabilidad regional y apoya al “régimen de Maduro” y dijo que la Asamblea General de la ONU no dice la verdad. “Da pena el futuro de once millones de cubanos. Los Estados Unidos no es responsable del régimen cubano”.

Votaremos negativamente por esta resolución. Nuestra responsabilidad primera es defender a aquellos que no tiene voz”, concluyó.

 

 

Por su parte, el canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, publicó en Twitter: "El mundo contra el bloqueo. Desde la Asamblea General de Naciones Unidas en la que continúa el debate del proyecto de resolución cubano y desde todos los continentes, los pueblos y gobiernos están con Cuba".

 

 

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, es uno de los que ya manifestó que votará a favor de que se mantenga el embargo estadounidense contra Cuba.

La decisión del ministro Ernesto Araújo fue que Brasil votara en contra del texto, pero según la prensa brasileña los diplomáticos todavía están tratando de convencerlo de que opte por la abstención, lo que tampoco tendría precedentes en el caso brasileño, pero sería menos duro que el voto contra Cuba