Muere por coronavirus la leyenda del jazz Manu Dibango

La leyenda del jazz africano, el camerunés Manu Dibango, murió este 25 de marzo a los 86 años víctima del coronavirus.

Dibango fue el autor de “Soul makossa”, uno de los primeros éxitos mundiales de la música africana. Mucho antes de la implantación de la world music, Dibango ejerció como difusor global de los ritmos africanos, colaborando con artistas de diferentes géneros y países.

Emmanuel Dibango nació el 12 de diciembre de 1933, en Duala, la ciudad principal de lo que entonces era la colonia francesa de Camerún. Hijo de una costurera y un funcionario, de diferentes etnias, fue enviado en 1949 en barco a estudiar a la metrópoli.

En Francia, Manu descuidaría el bachillerato al descubrir el jazz. Poco a poco se convirtió en músico profesional, primero con el piano y luego con el saxo. En Bruselas conoció a la que sería su esposa, la modelo Coco, y simpatizó con un popular artista congoleño, Grand Kallé, que lo fichó para su banda y lo llevó a Léopoldville, luego rebautizada como Kinshasa.


Las turbulencias que siguieron a la independencia del Congo le obligaron a trasladarse a su país natal, donde montó un club nocturno; otra guerra civil frustró sus planes.

De vuelta a Europa en 1965, no tuvo problemas para encontrar trabajo: era cordial como persona y flexible como músico. Tocó con figuras como Nino Ferrer y Dick Rivers, colaboró en cine y publicidad mientras desarrollaba discos que hibridaban sus raíces africanas con el soul y el jazz.

En 1972 “Soul makossa” de forma discreta, como cara B de un single. Se trataba de una pegadiza invitación a bailar que, efectivamente, se transformaría en un suceso internacional.


Ajeno a las intrigas del show business, Dibango protagonizó una carrera poco convencional. Por ejemplo, pasó varios años en Costa de Marfil, donde dirigió la orquesta de la televisión estatal. No solía contar con una discográfica estable, aunque Island Records hizo modestos esfuerzos para establecerle internacionalmente, una labor continuada luego por sellos especializados como Stern’s.

En lo personal, disfrutaba sintonizando con músicas genéticamente próximas a la suya. Amante de lo caribeño, recordaba como un momento álgido su gira con Fania All Stars y, ya en los noventa, la grabación del delicioso CubAfrica con el Cuarteto Patria de Eliades Ochoa.

Sus familiares y amigos han indicado en el comunicado que se ha hecho público en las redes del artista que el entierro se hará de forma íntima y discreta, debido a la emergencia sanitaria que asola el planeta.