Muere otra embarazada cubana a causa del coronavirus

Una embarazada no identificada murió a consecuencia de la COVID-19 según informaron autoridades sanitarias cubanas en su parte oficial de este domingo 26 de septiembre.
Cuba: otra embarazada muere por COVID-19. Foto tomada de DDC
 

Reproduce este artículo

Una embarazada no identificada murió a consecuencia de la COVID-19 según informaron autoridades sanitarias cubanas en su parte oficial de este domingo 26 de septiembre.

El reporte no indicó si la fallecida, de 45 años, era gestante o puérpera, o si presentaba comorbilidades previas que complicaran la evolución clínica ante la enfermedad viral.

Su muerte se suma a otras 63 ocurridas en el día de ayer 25 de septiembre. Las cifras de contagio al cierre de ayer ascendieron a 6 mil 673, de los cuales 1421 son menores de edad.

Hasta la fecha Cuba acumula un total de 854 mil 167 casos positivos a la enfermedad y 7 mil 227 muertes.

Las provincias de mayor transmisión son Pinar del Río, Camagüey y Sancti Spíritus. 

Muertes maternas en Cuba por coronavirus

Son varios los casos de embarazadas contagiadas con el coronavirus en la isla. El régimen se ha visto obligado a reconocer el aumento de estos casos, especialmente las complicaciones que han llevado a algunas a estar en estado crítico.

Al respecto, la teniente coronel Doctora Sara Urgellés Carreras, especialista de Segundo Grado en Obstetricia y Ginecología y Profesora Titular del Hospital Militar Doctor Luis Díaz Soto aseguró que “hoy no podemos garantizar que sobrevivan, a pesar de todos los recursos humanos y materiales que se emplean”.

A inicios de agosto se conoció la muerte de tres embarazadas. En el mes de julio el registro fue de tres casos también y una recién parida. 

Julio terminó con la muerte de tres embarazadas y una recién parida. El pasado día 10 una embarazada cubana de 22 años de edad moría a causa del coronavirus.

La joven residía en el municipio Guantánamo de esa provincia oriental y no presentaba ningún antecedente patológico que complicase su evolución.

Tras solo cuatro días de ingreso falleció. “Hizo cuadro de desaturación severa con parada cardiorrespiratoria, que se necesitó reanimar, realizándose todo el apoyo intensivo de la reanimación, que incluyó la cesárea perimorten, salió de un primer cuadro de parada, quedando en un status postparada, posteriormente realizó una nueva parada, se realizaron maniobras de reanimación cardiopulmonar que no fueron efectivas”, aclara el parte oficial.

Cuatro días antes trascendía el deceso de otra gestante, de 8 meses, por COVID-19. La joven de 23 años falleció en Matanzas, actual epicentro de la pandemia en Cuba.

Residente en el municipio Los Arabos, de esa provincia ubicada en el occidente de la isla, daría a luz en breve y tenía antecedentes de asma bronquial, precisó el Doctor Durán en su acostumbrada conferencia de prensa.

Lydda María Rivero permaneció días abandonada sobre una cama a poco de practicársele una cesárea, debido a la saturación del centro médico y el desorden reinante por el número de casos de Covid-19 que se atienden allí.

Su esposo, el pianista Lenier Miguel Pérez escribió en las redes, a raíz de su muerte:

“Que decepcionado de mis médicos estoy… No quiero ofender a nadie porque ya él daño está hecho, mi amor. Qué maltrato a las personas, mi vida. Soy de pocas palabras y lo sabes amor, pero esto no lo tolero, mi corazón. Tengo que decirte esto y contarles a los amigos para que luchen por sus vidas y la de sus familiares”.

Por otro lado, una cubana recién parida de 39 años, y residente en Guantánamo perdió la vida el pasado 4 de julio. Sus síntomas fueron tos y decaimiento.

El primer día de ese mes se reportó el deceso de una embarazada de 33 años de Nuevitas en Camagüey. 

Permaneció nueve días ingresada, con hipotensión, taticardia, anuria con parámetros gasométricos desfavorables y acidosis metabólica.