Contaminación del agua afecta la conductora de Vento
La avería se produjo en el patio de la Organización Básica Eléctrica Provincial y fue detectada mediante inspección realizada por buzos especializados a la tubería magistral
Reparaciones de Aguas de La Habana
 

Reproduce este artículo

Aguas de La Habana detectó a tiempo una fuga de combustible que contaminó el agua en la conductora de Vento, la principal vía de abastecimiento de la capital, que llega a los municipios Plaza de la Revolución, Centro Habana, Diez de Octubre, La Habana Vieja y Cerro.

La avería se produjo en el patio de la Organización Básica Eléctrica Provincial y fue detectada mediante inspección realizada por buzos especializados a la tubería magistral, explicó a Cubadebate el jefe del Centro de Contingencia de la Unión Cubapetróleo (Cupet), Emelio León Barroso.

Las acciones reúnen a brigadas mixtas y autoridades de la provincia explicaron que desde ahora el agua que llega a las casas y centros laborales y estudiantiles tiene garantías óptimas de calidad. Además, se establecerán servicios de pipas a los sitios afectados.

Según Barroso, las brigadas que trabajan en la avenida Boyeron, entre Vento y Capdevila, disponen de un líquido que degrada moléculas del contaminante y permite limpiar el agua, recurso con el cual sanearán las líneas de abasto.


Leonel Díaz Hernández, director general de Aguas de La Habana, aclaró que se establecieron medidas en las regulaciones del servicio de distribución, para evitar mayores afectaciones a los territorios del centro de la capital.

Por la rapidez con que se trabajó solo se detectaron indicios de contaminación en una parte del Reparto Sevillano, en Diez de Octubre, y se alertó rápidamente a la población de ese lugar.

Como medida preventiva, tratan de concentrar la contaminación en uno de los tanques, mientras el otro puede abastecer a los lugares que pudieran ser afectados, entregando un agua con calidad.

Por estas razones, explicó Leonel Díaz, el agua se recibirá por el momento en horarios más cortos y mediante el abasto de pipas.

El problema se enfrenta con voluntad y esfuerzo para que nunca se afecte ningún servicio ni en las casas, ni en escuelas u otros centros laborales o asistenciales de la capital, aseguró.