Castrismo culpa a EEUU por la violencia contra las mujeres en Cuba
Para el Castrismo, Estados Unidos es el culpable de todas las desgracias. Ahora una vocera del régimen aseguró que la violencia contra las mujeres cubanas es culpa del bloqueo
Castrismo culpa a EEUU por la violencia contra las mujeres en Cuba
 

Reproduce este artículo

La cúpula del régimen padece de un aburrimiento atroz y ahora en un nuevo desvarío la secretaria general de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) Teresa Amarelle Boué dijo, ayer 1 de octubre, en la ONU que el bloqueo de Estados Unidos contra Cuba es el principal obstáculo para la realización de los derechos de las cubanas y la forma de violencia más lesiva contra ellas.

Para perpetuar el ridículo el régimen ha ordenado a su periódico insignia, el Granma, que se haga eco de tales palabras. Con un título como este: “El bloqueo de EE. UU. es la forma de violencia más lesiva contra las mujeres cubanas” queda más que demostrado que la ridiculez es una de las reglas básicas del periodismo oficial cubano y Granma es la capital de ese reino.

En Cuba muchas frases célebres pueden ser acuñadas, como aquella de que el limón es la base de todo; pero más que el limón, el embargo es la base de todo, al menos para el diario Granma

Amarelle Boué como portavoz del castrismo ante el segmento de alto nivel del 75 Periodo Ordinario de Sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas expresó allí que todos los espacios donde la mujer cubana se ha empoderado son gracias al régimen, afirmación que muchas mujeres en la Isla podrían desmentir desde la solidez de sus argumentos y la desprotección que les brinda el régimen ante la violencia de género.

Según Granma la dirigente comunista aseguró que la sociedad cubana es inclusiva: “Las cubanas recibimos igual salario por trabajo de igual valor. Una legislación laboral de avanzada garantiza nuestros derechos en el sector estatal y no estatal. Igualmente accedemos a programas de seguridad social, disfrutamos de servicios de educación y salud con calidad y gratuitos”.

Entre las estadísticas que manejó Amarelle Boué durante su intervención está que las mujeres en Cuba representan el 49 por ciento de los empleos del sector estatal y que más del 80 por ciento de ellas poseen nivel medio superior o superior. La funcionaria invisibilizó, una vez más, el tema de la violencia hacia las mujeres en Cuba, cuyos datos no están recogido por la Oficina Nacional de Estadística e Investigación (ONEI).

“La Secretaria General de la FMC aseguró que el Plan de Desarrollo Económico y Social hasta 2030 y el proceso de actualización legislativa del país, refuerzan la voluntad de Cuba para eliminar toda forma de discriminación y violencia que persista, lograr la igualdad plena de derechos y oportunidades, en consonancia con la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing y la Convención para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer”, escribió Granma.

En contraposición a esto, justo ayer 1 de octubre tres miembros de la Red Defensora de los Asuntos de la Mujer participaron en la audiencia pública virtual que convocó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), especialmente para debatir sobre la violencia de género y los derechos humanos de las mujeres en Cuba.

La activista Sara Cuba Delgado expresó que las cubanas viven en una sociedad machista donde sufren violencia doméstica, violencia hacia las defensoras de los derechos humanos, y feminicidios, y denunció la falta de legislación específica para proteger a las mujeres.

 Además, Cuba Delgado, señaló la ineficacia de la FMC que, según dijo, sólo responde a los intereses del Estado y no reconoce la labor de las mujeres defensoras de los derechos ciudadanos.