Alvaro Torres se conmueve con niña cubana y le dedica emotiva canción

Álvaro Torres dedicó su famosa canción "Chiquita mía" a la pequeña Ashlin, una niña cubana de seis años que se encuentra batallando con una rara enfermedad
Foto Facebook
 

Reproduce este artículo

Recientemente cantautor salvadoreño Álvaro Torres dedicó su famosa canción Chiquita mía a la pequeña Ashlin, una niña cubana de apenas seis años que se encuentra batallando con una rara enfermedad. El cantante grabó un video donde interpreta el tema especialmente para ella, pues se enteró que le gustaba mucho y quiso regalársela "con el deseo y la esperanza" de que se recupere. 

"Voy a luchar por ti, para que seas feliz, chiquita mía", cantó Torres con un fondo de mariposas y flores. El cantautor supo del caso de Ashlin a través del comunicador social Maikel Hernández, que le escribió y le contó la penosa situación que están viviendo esta pequeña y su familia, y le dijo que un saludo de él la iba a poner muy contenta. 

"Hola, Ashlin, chiquita preciosa, hoy quiero cantar exclusivamente para ti. Me han contado que esta canción te gusta mucho y te la voy a dedicar", dijo el cantante al inicio de su video, mediante el cual le deseó "salud total para que llegues a ser una niña llena de mucha alegría, de vida".

La madre de Ashlin, Yeni Núñez Jerez, ha compartido varias veces la desgarradora y desesperante historia que vive su niña. Entre los materiales subidos compartió parte del video de Torres en su cuenta de Facebook y también agradeció "al ejército de ángeles" que ha llegado para ayudarlos a "pelear esta batalla". Yeni publicó varias fotos junto al mensaje de agradecimiento, entre las cuales aparece Álvaro Torres. 

La salud de Ashlin se deteriora dada la falta de un examen molecular el cual posibilitaría un diagnóstico certero y el posterior tratamiento de su enfermedad, análisis que es imposible hacerlo en Cuba por cuestiones de recursos. 

Según ha informado la madre, la enfermedad de la niña avanza y la niña pierde habilidades con mucha rapidez. En enero del año pasado comenzó la pesadilla para esta familia cuando Ashlin perdió la visión y posteriormente dejó de caminar al punto que no puede sostener su biberón o los lápices para dibujar.

Su madre ha declarado en las redes sociales que mantiene la esperanza de que aparezca  la solución para ayudarla y una vez que Ashlin sea diagnosticada y tratada volverá a ser la niña que era hace unos meses.