Cuba: prensa oficialista afirma que es “un crimen” bloquear medios estatales rusos

Según la UPEC, única asociación periodística permitida en Cuba, vetar propaganda rusa en YouTube o prohibir sus canales en Europa es "una violación de derechos consagrados"
Un cubano lee el periódico oficial Granma. Foto: EFE
 

Reproduce este artículo

La gubernamental Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) afirmó este lunes que bloquear los medios estatales rusos Sputnik y Russia Today (RT) es una “violación de derechos consagrados” y “crimen de lesa cultura”.

Desde el miércoles pasado la Unión Europea, en cumplimiento de las sanciones aprobadas por sus estados miembros contra el gobierno de Vladímir Putin, prohibió la emisión de Sputnik y RT, acusados de difundir propaganda y desinformaciones a favor de la invasión de Ucrania.

Según la UPEC, única organización periodística permitida por el gobierno comunista de Cuba, el veto de la propaganda rusa en plataformas como YouTube, o prohibir la emisión de sus canales en Europa, “es cuando menos una violación de derechos consagrados, como informarse contrastando diversos enfoques, y de la libre expresión de millones de personas”.

Agrega una declaración que “gracias a la censura contra Russia Today (RT), Sputnik y otros medios rusos, el único relato que parece existir es el de Washington”. El gremio periodístico controlado por el régimen cubano alega que no se bloquearon canales norteamericanos como CNN y Fox News cuando las guerras de Irak o Afganistán, y acusa a estos medios de hacer “posible la desinformación que terminó con la masacre” de personas.

También arremeten contra las Big Tech porque, según la UPEC, han “aplicado a Rusia restricción de visibilidad y posicionamiento mediático en los buscadores de Internet que mantienen un oligopolio casi absoluto, todos manipulados desde San Francisco”, Estados Unidos.

Agregan que vetar a los medios estatales rusos es una “guerra contra la información, contra el periodismo honesto y contra la cultura (…). Niegan los principios democráticos más elementales y demuestran la dictadura del gran capital (…)”.

“La desinformación es crimen de lesa cultura, y en las actuales circunstancias favorece el apogeo del neofascismo y otros males”, concluye la UPEC.

El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, acusó el 3 de marzo de “hipocresía” a las empresas tecnológicas por “amordazar” a RT y Sputnik. “Han decidido coartar el acceso a la información de millones de ciudadanos del mundo, etiquetar arbitrariamente a periodistas y limitar el acceso a servicios y tecnologías de la información y las comunicaciones”, señaló Rodríguez en su cuenta de Twitter.

El canciller consideró “paradójico” que “esas mismas empresas amparan la difusión de noticias falsas, la manipulación de la información y la proliferación de mensajes discriminatorios y de odio”.

“Es demasiada la hipocresía de los poderosos que mueven todas las armas disponibles para su propio beneficio”, agregó.

Cuba es el peor país de América en el ranking 2021 de Libertad de Prensa en el Mundo, según la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF). La isla se ubicó en el puesto 171 y es la única nación del continente que aparece indicada con el color negro en el mapa, lo que significa que la situación del periodismo se considera “muy grave”.

Otro informe de RSF incluyó al presidente Miguel Díaz-Canel entre los jefes de Estado o gobierno considerados “depredadores de la libertad de prensa”.

En la isla, “el Estado vigila de cerca las televisiones, radios y periódicos, mientras que la prensa privada sigue prohibida por la Constitución. Los periodistas que no siguen la línea oficial castrista se ven obligados a convivir en su día a día con arrestos, detenciones arbitrarias, amenazas de prisión, persecución y acoso, registros domiciliarios ilegales, y confiscación y destrucción de material periodístico”, señaló la ONG.

 

Foto de Portada: Yander Zamora/ EFE