Una “bandera anticomunista” calienta las redes sociales. ¡Todo el mundo opina!
Varios cubanos residentes en el extranjero han provocado polémica en las redes sociales, al apoyar la creación y difusión de una bandera que denominan “Cubana Anti-Castrista y Anti-Comunista”
Bandera "cubana anticomunista"
 

Reproduce este artículo

Varios cubanos residentes en el extranjero han provocado polémica en las redes sociales, al apoyar la creación y difusión de una bandera que denominan “Cubana Anti-Castrista y Anti-Comunista”.

El usuario Reynier Pérez publicó detalles de la particular “propuesta”, en un comentario al pie de un post en Facebook del rapero Maykel Osorbo, que había iniciado un intenso debate al respecto.

La bandera “de las 4 estrellas” está compuesta por dos franjas horizontales del mismo tamaño, de color blanco en la parte superior y de azul marino en la inferior. En el borde más cercano al mástil figura un triángulo equilátero de color rojo que contiene en su centro una estrella blanca de 5 puntas y tres estrellas color amarillo con cinco puntas cada una, situadas cerca de los vértices del triángulo.

La longitud de la bandera es dos veces su anchura. El lado del triángulo equilátero rojo es igual que la anchura de la bandera. Cada estrella está orientada de modo que una de sus puntas apunta al vértice en el cual está encuadrada. Según quienes apoyan este enseña, el triángulo equilátero rojo en cada una de sus puntas significa, como en la bandera nacional, los ideales de igualdad, fraternidad y libertad.

En todo momento de la propuesta, aclaran que cuando hablan de “libertad” significa “abolir la esclavitud al pueblo cubano del Régimen Comunista”, y que el color rojo “simboliza la sangre, el valor y el coraje de quienes lucharon por ver una CUBA LIBRE sin Comunismo”. La franja blanca representa la paz, la verdad y la justicia, mientras que la franja azul significa unidad nacional y los ideales (libres de toda doctrina comunista), el patriotismo, el valor y el respeto de quienes fallecieron en el mar en búsqueda de ser libres.

Recurren nuevamente a la simbología masónica, en la estrella blanca de cinco puntas La estrella de cinco puntas. Lo más polémico y “nuevo” en la bandera propuesta, son las tres estrellas amarillas ubicadas en las puntas del triángulo, que representan las “divisiones políticas administrativas que se unieron para abolir la esclavitud durante la época del régimen Español (Occidente, Centro y Oriente) que a su vez se dividían en 4, como es el número total de las estrellas en este caso serian: (Occidente, Las Villa, Camagüey y Oriente), además recordando a los próceres de la Patria, (Carlos Manuel de Céspedes, Ignacio Agramontés y Salvador Cisneros Betancourt)”.

El color amarillo de las tres estrellas significa “energía, alegría y felicidad y será siempre el deseo por ver una Cuba Libre sin comunismo”.

Aunque aclaran que no aspiran a suprimir la actual bandera nacional de Cuba, quienes apoyan tal iniciativa piden que la “nueva” bandera “debe ser expuesta en todos lugares que compartan y sientan la necesidad de una CUBA LIBRE sin Comunismo y sin comunistas, invitando a todos los negocios privados y casas particulares a exponer la bandera con orgullo y respeto hacia la Libertad”.


Además, han escrito todo un protocolo para usos de la insignia, como su colocación en el féretro de “los caídos por defender los ideales abolicionistas contra regímenes comunistas”.

Llama la atención que el reglamento propuesto para el uso de tal bandera, es similar a las disposiciones legales que ha emitido el régimen castrista para la enseña nacional, y que han sido usadas contra artistas cuya obra resignifica los usos del emblema patrio.  

Por ejemplo, estaría prohibido “mutilar o ridiculizar la bandera [cubana anticomunista], así como añadirle marcas de cualquier naturaleza”. Igualmente, “no está permitido usarla como cortina, ni engalanado un mantel o como cubierta para objetos, tampoco se permite que forme parte de trajes o uniformes”.

También condenan usos comerciales de la bandera, como su inclusión “en marcas registradas o para etiquetas comerciales o distintos diseños”, o usar la imagen de la bandera “en anuncios de marketing o ventas”.

La idea de la bandera anticomunista, que circula desde hace varios días en redes, ha provocado un intenso debate entre cubanos exiliados, cuyo punto más caliente llegó este fin de semana.

Maykel Osorbo, rapero y activista opositor en la isla, apoyó que algunos cubanos decidan hacer una bandera y le otorguen el significado que quieran.

“Hoy luchamos muchos cubanos por la libertad de nuestro país”, escribió Osorbo en Facebook, y criticó a quienes se oponen a la iniciativa: “llega un cubano con ideas progresista y hace una bandera anticomunista”, pero “muchos internautas muestran su descontento, no entiendo nada”.

“Cuando analizamos esa bandera no pretende suplantar a la de la estrella solitaria, es simple, una bandera anticomunista que representa a todo aquel que no quiera ser comunista, cuál es el problema señores, nosotros no quitamos una pa poner otra”, defendió.

Roberto Márquez le comentó: “Y qué aporta eso a la causa. ¿Más desunión y división de criterios entre cubanos? Lee los versos de Bonifacio Byrne que tú eres un gran patriota (…) No se trata de ir detrás de cualquier idea si no de ir detrás de las que unen y nos llevan a nuestra génesis”.

Muchos internautas refieren que la “bandera cubana anticomunista”, no es más que un plagio de la enseña nacional de Filipinas.   

“Yo para ser anticomunista no necesito ninguna bandera, creo que es crear más división, pero adelante el que quiera está en su derecho”, opinó Antonio Tony Ruiz.

Por otro lado, Magda Martínez dice: “no veo mal que un grupo de opositores imponga su bandera. Que tengan su bandera, su consigna, su emblema, su marcha, en fin, todo lo que quieran tener y es su derecho... ¿O también vamos a dictarles lo que pueden y lo que no?... Es parte de la motivación y representación del grupo…”

El actor cubano e influencer Roberto San Martín, dijo que el nuevo símbolo “no solo no es necesario, sino que sería un sacrilegio”.

El usuario identificado como Erol Isaac Zabicki Duardo, cree que el debate surgido en torno a la nueva bandera relacionada con Cuba, “fue un buen ejercicio democrático, se hizo una propuesta y no gustó”.