Sin agua en Reina 109, se queja el trovador Ariel Díaz
"Solo queda la opción del estallido", advirtió el músico en Facebook tras denunciar que sin agua corriente deben comer en la calle, orinar en los balcones, y defecar en bolsas de nylon
Sin agua en Reina 109, se queja el trovador Ariel Díaz

El trovador cubano Ariel Díaz ha denunciado en su muro de Facebook la crítica situación de su edificio, ubicado en la Calle Reina número 109, en los altos de la tienda Ultra, que lleva meses sin servicio de agua corriente y con un suministro precario de pipas que no alivian la escasez del líquido.

"Esta vez no voy a suplicar atención ni a encontrar soluciones, solo queda la opción del estallido", advirtió el músico.

"Cuando aparezca el letrero, suenen las cazuelas en la calle o se aparezca un grupo de vecinos a buscar agua al Hotel Manzana, o a los otros que sí tienen agua las 24 horas, no vayan a acusar a nadie de 'estar al servicio del enemigo'. Es, simplemente, que las autoridades no están al servicio del pueblo", escribió Díaz en su muro.

"Prometieron atención especial a este caso, prometieron tres pipas de agua a la semana para llenar la cisterna, prometieron hacer un 'levantamiento' para acabar con las irregularidades dentro del edificio, ladrones de agua, exceso de tanques de almacenamiento que amenazan con sobrecargar el inmueble y afectar su estructura so pena de multas, prometieron, prometieron, prometieron… De eso hace ya más de dos meses", detalla Díaz.

"Caos, comer en la calle, algunos orinan en los balcones, defecar en bolsas de nylon o papeles de periódico, suciedad en la escalera, en fin. Mi compañera no ha podido trabajar, sus nervios empiezan a colapsar, nuestro niño de siete años ha faltado a la escuela varias veces, pues tienen que emigrar una y otra vez hacia mi casa en otro barrio lejano", agrega.

El deficiente abasto de agua potable en algunas zonas de la capital cubana han provocado ya varias protestas callejeras. Algunos vecinos afectados han cerrado las calles como una manera de protestar y llamar la atención sobre sus casos.

El pasado 19 de enero, varios vecinos del barrio de San Leopoldo, también en Centro Habana, hicieron un cacerolazo que fue disuelto con la llegada de la policía.