Régimen vuelve a mostrar a Raúl Castro luego de rumores de enfermedad
El dictador Raúl Castro, expresidente y líder del gobernante Partido Comunista de Cuba, encabezó este miércoles 21 de octubre una reunión de la organización política en la que se abordaron los preparativos de su VIII Congreso
Reunión del Buró Político. Foto: Estudios Revolución
 

Reproduce este artículo

El dictador Raúl Castro, expresidente y líder del gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC, único legal), encabezó este miércoles 21 de octubre una reunión de la organización política en la que se abordaron los preparativos de su VIII Congreso, previsto para abril de 2021.

En una escueta nota del sitio de propaganda estatal Cubadebate, se asegura que el General de Ejército condujo una sesión del Buró Político del Comité Central del PCC.

“En esta oportunidad se evaluó el documento titulado «Valoración acerca de la Política de cuadros del Partido, la Unión de Jóvenes Comunistas, las organizaciones de masas, el Estado y el Gobierno. Papel del Partido para alcanzar resultados superiores»”, publicó el medio oficialista.

En una imagen de Estudios Revolución, publicada por Cubadebate, con pésima calidad,  aparece Castro con una mascarilla sanitaria, sentado junto al títere Miguel Díaz-Canel y el resto de los funcionarios de la cúpula mayor.

El pasado 7 de octubre los medios estatales de la isla, incluyendo el noticiero estelar de la televisión cubana, también mostraron al nonagenario mandamás del régimen, luego que se especulara sobre los motivos de su ausencia durante varios meses. Lo cierto es que, para muchos resultó inadmisible, o cuando menos ridículo, que el máximo dirigente de la estructura gubernamental no apareciera, no diera la cara, cuando el país se hunde todavía más en la escasez y la represión.

La televisión estatal mostró imágenes de otra reunión del PCC en las que se ve a Raúl Castro, de 89 años, vestido con su tradicional uniforme militar verde olivo y portando una mascarilla sanitaria.

El escamoteo de la información, la censura tan del gusto de las dictaduras, han entrenado a los cubanos en leer entre líneas, en especular sobre las ausencias de sus tiranos. Antes de aparecer en los medios oficialistas a inicios de este mes, primaba la interrogante de dónde estaba escondido el general Raúl Castro.

El periodista independiente y activista Boris González Arena, cuestionó en su perfil de Facebook: “¿Alguien ha visto, oído, escuchado hablar, creído escuchar algo del Primer Secretario de la 'vanguardia organizada de la sociedad y el Estado'? ¿No son ya demasiados meses sin saber de él? Digo, para ser vanguardia de algo”.

La última aparición de Castro, al menos de las publicadas en los medios de propaganda, habría sido el pasado 7 de julio, cuando en una reunión de la plana mayor del PCC, según la prensa estatal se tomó la decisión de suspender el acto por el 26 de julio, y se analizaron medidas para “reanimar la economía” del país, que sufre una de las peores crisis de las últimas décadas.

Esa fue el tercer avistamiento del veterano jerarca del régimen en la prensa oficilista-la primera fue a mediados de abril y la segunda a primeros de junio- desde el inicio de la epidemia de coronavirus. Raúl Castro, como un mitológico monstruo milenario, sale poco de su cueva y últimamente sus apariciones son consideradas augurio de cataclismo.

En el post de González Arena, las teorías no se hicieron esperar, azuzadas por la presunción general de que la muerte del hermano escudero de Fidel precipitaría la descomposición de la dictadura.

El periodista independiente Reinaldo Escobar, ironizando en el tono habitual de la narrativa oficial, le respondió: “Compañero, si el primer secretario no ha salido últimamente seguro que es porque debe estar ocupándose de asuntos muy importantes”.

El usuario identificado como Jorge Luis Wichy García Fuentes, opinó que a los dirigentes del régimen cubano “les encanta eso de desaparecer por mucho tiempo, dejar correr rumores y de pronto ¡ta taaan!, reaparecer como si nada. Eso les da una aureola de inmortalidad que disfrutan”.

Según José Fornaris, “un señor que en el próximo junio debe cumplir 90 años, no debe estar muy apto, no ya para gobernar, sino incluso para presentarse antes las cámaras”.

“Me parece q el aparato de propaganda del PCC ha decidido q lo mejor es q quede la imagen pública existente d su Primer Secretario [del PCC] que ponerlo en tiempo real”, aventuró.

El activista Isbel Díaz Torres cuestionó: “¿Será que no hay una 'fuerza superior'?” al frente de Cuba.

El último cónclave de los comunistas cubanos se celebró en abril de 2016, cuando Raúl Castro recibió de su hermano Fidel (retirado del poder desde 2006, año en que fallece en el mes de noviembre) el relevo como primer secretario de la formación partidista. Está previsto que en este VIII Congreso el general Castro pase a su vez el liderazgo del todopoderoso PCC al actual presidente del país, Miguel Díaz-Canel.