Régimen topa precios en La Habana: casi 50 pesos por una libra de ajo

Tope de precios: esa es la medida con que el gobierno de La Habana pretende atajar la inflación. Ajo, Cebolla, Frijoles, estos productos cayeron dentro de la norma decretada por el régimen. Pero nunca dijeron nada de la carne...
Lo que se perdió... (Tribuna de La Habana)
 

Reproduce este artículo

Para reducir el impacto de la inflación que provocará el reordenamiento monetario, el régimen cubano recurre a una medida de dudoso efecto en La Habana: los topes de precios.

Dudosa, pues ya en otras ocasiones intentó mantener bajos los precios del transporte, los servicio particulares y alimentos, sin embargo, quienes ofertan estos productos usualmente violan los ukases que mandan los jefes castristas.

Ahora, el gobierno de La Habana, mediante la Resolución 19 de 2020, aprobó los precios de compra al productor, los precios mayoristas y los de máximos minoristas en pesos cubanos (CUP) de los productos agropecuarios de primera calidad en toda la red de comercialización estatal y no estatal, a partir del 1ro de enero de 2021.

Por ejemplo, la libra de boniato y de plátano fruta costarán tres pesos; la del plátano vianda, cuatro; la malanga xanthosoma, ocho, y la malanga colocasia, otros cuatro, informa el oficialista Granma.

Aunque estos precios son módicos, una libra de ajo costará 47 pesos; la de frijol común negro, 14; la de limón, 13; y la de garbanzos, 35.

Aunque los topes de precios son medidas desesperadas para detener la escalada inflacionaria, el mercado informal en Cuba sigue reglas diferentes. Algunos productos suben más allá de los precios previstos.

Antes incluso de que llegara el “día cero” —primero de enero—, algunos particulares vendían los cigarros y la cerveza, productos muy demandados en la isla, “entre 30 o 35 pesos, y las cervezas a 60 pesos”, declaró un comentarista en el diario Granma.

Asimismo, desde Cárdenas, en Matanzas, el trabajador del sector hotelero Yoel Almeida criticó que hubiese tenido que pagar 40 pesos por un corete de cabello y 50 por una libra de carne.

“Todo ha subido por las nubes y ni siquiera han subido los salarios”, comentó en su misiva al periódico oficialista, un medio incapaz de analizar a fondo la situación y cuestionar al poder para que trabaje por un mejor panorama, donde la inflación no impere a sus anchas, como parece sucederá cada vez más.

Mientras tanto, el precio del dólar en el mercado informal cubano sigue aumentando. Una rápida búsqueda en la plataforma Revolico arroja que lo menos que potenciales compradores de dólares ofrecen a quienes los tienen es 1.5 pesos cubanos convertibles (CUC), el equivalente a 36 pesos cubanos, mientras que los tenedores mayormente los ofrecen a un mínimo de 1.6 CUC (poco más de 38 pesos cubanos).

Muchos anticipan que resta poco para que la tasa ascienda hasta 75 o, en el peor de los casos, 100, como en el temido Período Especial de los años 90.

El régimen decretó una tasa de cambio única de 24 pesos cubanos por dólar para la fase final del ordenamiento, presumiblemente los seis meses durante los que aún seguirá circulando el peso cubano convertible, a una tasa de uno por uno respecto al dólar.

Sin embargo, por la falta de disponibilidad de dólares en las arcas estatales, los cubanos sólo pueden acceder a la moneda del “enemigo” en el mercado informal, donde la tasa de cambio la dicta la ley de la oferta y demanda, así como la voluntad de tenedores y compradores.