Régimen recomienda a embarazadas comer carne de cerdo ¿Es una burla?

Como si estuviera tratando de demostrar que su desfachatez siempre puede escalar a otro nivel, el castrismo recomienda a embarazadas cubanas comer "Garbanzos con carne de cerdo"
Régimen recomienda a las embarazadas comer carne de cerdo
 

Reproduce este artículo

La maldad del castrismo pareciera no tener límites. Como si no fuera suficiente haber generalizado la pobreza, o tener sometido al país al constante uso de la fuerza y represión, también se burla del pueblo.

En un artículo publicado este 20 de enero por el sitio web estatal Cubahora, se recomienda a las embarazadas comer carne de cerdo, a pesar de lo escaso que se encuentra en estos momentos ese producto y de los elevados precios que tiene.

En su texto "Alimentación recomendada para embarazadas", el mencionado sitio web comparte la receta culinaria "Garbanzos con carne de cerdo", como si tratara de demostrar que la desfachatez del castrismo siempre puede escalar a otro nivel, porque si ya la carne de cerdo es difícil de obtener, los garbanzos son prácticamente imposibles.

La receta propuesta por Cubahora incluye cebolla, ajo, pimiento rojo, tomate, orégano, pimienta, aceite vegetal "de la mayor calidad" y sal, además de los garbanzos y una porción de lomo o solomillo de cerdo, parte del animal considerada la mejor, y como tal, la más cara.

Para ver con más claridad la maldad que encierra esta propuesta, por si aún no ha quedado claro, tengamos en cuenta que la carne de cerdo en estos momentos está costando entre 70 y 120 pesos la libra, según los nuevos precios surgidos en el marco de la llamada Tarea Ordenamiento, y que las embarazadas con vínculo laboral con el estado cubanos, solo tienen derecho, como parte de la licencia de maternidad, a un porciento de su salario, que si bien en Cuba después de 1959 nunca ha alcanzado para tener una vida digna, ahora con los nuevos precios ese problema se profundiza; eso, para no hablar de las embarazada que no tienen salario alguno.

A todo lo anterior hay que sumarle las interminables colas a las que están obligados los cubanos para adquirir cualquier producto, incluso los más básicos, y la carne de cerdo, por ser de los más escasos y al mismo tiempo de los más demandados, no escapa de esto, por lo que si una embarazada contara con los medios económicos para preparar esta receta, tendría además que sortear este último obstáculo, algo a los que muy pocas mujeres se expondrían, por los riesgos que esto conlleva.

Los medios de comunicación y propaganda del régimen continúan escribiendo para otros lectores, insistiendo en hacerle creer a la opinión internacional de que en Cuba todo está bien.