Régimen cubano teme un estallido social por desabastecimiento de combustible
Un artículo en Granma detalla algunos casos de recientes peleas en servicentros de la capital y achaca el malestar a una conspiración norteamericana
Colas en servicentros de La Habana

Un artículo en el diario Granma, órgano oficial del Partido Comunista, detalla este martes varios casos de peleas en servicentros de La Habana, donde esta semana se han visto enormes colas debido al desabastecimiento de combustible.

Según el periódico oficialista, la culpa es de "los gringos" que "han cerrado el grifo", pero el artículo deja entrever la preocupación del gobierno por el descontento y la incomodidad social que han provocado las colas entre los choferes de la capital. Según Granma, allí no podía encontrarse "ni una sonrisa".

La información hace referencia, por ejemplo a la manera en que Yoel Miguel Pérez Ponce, jefe de turno en el servicentro La Rampa, "hizo del diálogo un instrumento contra el oportunismo y la mala fe "de dos o tres individuos que intentaron utilizar el lógico malestar de los clientes, para atribuirle la culpa del problema a quien no la tiene y, de paso, absolver al verdadero culpable [el Gobierno de EEUU]

El reportaje gubernamental se refiere también a "elementos oportunistas... en Santa Catalina y Boyeros, e igualmente la jugada les salió mal. Hubo respuestas inteligentes y firmes, por parte de los trabajadores y de un grupo de atletas que se encontraban cerca."

El tono propagandístico de la información presenta las dificultades de abastecimiento como el resultado de una conspiración exterior, ignorando que varios de los reclamos hechos por los usuarios podrían estar fundados en la realidad que padece la isla.

"Las conductas de los individuos que trataron de manipular a la gente en los servicentros de La Rampa y en el de Santa Catalina y Boyeros --asegura el periodista-- parecieran encajar en la lógica perversa revelada en el memorándum secreto del 6 de abril de 1960, del Departamento de Estado de Estados Unidos, donde queda clara la intención de ese país contra Cuba."

La nota concluye con las típicas excusas oficiales su "reporte de la impaciencia" que, por estos días, parece ir en aumento.

Un video de la corresponsalía de la agencia EFE en La Habana muestra las colas kilométricas y las incomodidades de los particulares, impedidos de repostar para favorecer los autos estatales.