Régimen cubano llama mercenario a Ian Padrón

Un artículo en la web Razones de Cuba, de la Seguridad del Estado, lo acusó de dejar la causa de Elpidio Valdés para pasarse a la del rayadillo (mercenario) Media Cara
Ian Padrón. Foto tomada de su Facebook
 

Reproduce este artículo

El régimen cubano llamó mercenario esta semana al cineasta Ian Padrón por dar voz en su canal de YouTube a personas críticas del sistema comunista y denunciar la represión desatada contra la sociedad civil independiente tras las protestas del 11 de julio y la convocatoria a la Marcha Cívica por el Cambio del 15 de noviembre.

Mediante un artículo en la web Razones de Cuba, medio propagandístico de la Seguridad del Estado dedicado a atacar a opositores y todos aquellos que no acaten a pies juntillas lo dictado por el oficialismo, el régimen acusó al hijo del creador de Elpidio Valdés, Juan Padrón, de haber dado “un salto mortal” a conveniencia tras radicarse en Estados Unidos para pasar de militar en la causa del célebre personaje animado a la de uno de sus adversarios: el rayadillo Media Cara.

El texto ataca a Padrón hijo con las mismas líneas argumentales de siempre de la propaganda castrista, para la que toda disidencia o manifestación de oposición es fruto de una transacción económica previa entre aquellos que quieren destruir la pretendida revolución y los que se “prestan al juego” porque gustan del “dinero fácil” y no quieren participar en la construcción de la “armónica sociedad socialista”.

“Ian Padrón ha pasado de estar detrás de las cámaras a estar delante, de cineasta a youtuber y de artista crítico, como debe ser todo artista, a propagandista complaciente de la fauna de personajes que, financiados por Washington, han protagonizado el último período de la guerra híbrida de Estados Unidos contra Cuba”, afirma el artículo de Razones de Cuba, que al menos no desconoce el talento artístico del cineasta y su obra desplegada en la isla.

En su afán por deslegitimar a las personas a las que Padrón ha dado voz el oficialismo no distingue matices ni pluralismos y cuestionó por igual en el texto que en el canal de YouTube del cineasta hayan aparecido “desde Yunior García Aguilera hasta Julio César Guanche, pasando por Saily González y Laura Tedesco”.

“Y para legitimarlo, colocando entre col y col una lechuga, el capital de sus antiguas relaciones con la vida cultural en la isla le permite atraer a algún artista residente en Cuba, que aun pueda creer en su cada vez más lejana cercanía con la causa de Elpidio Valdés”, dice el texto.

Para los “autores” detrás del anónimo ataque a Padrón, éste dio su supuesto cambio para lograr insertarse en Miami, ciudad a la que acusan de ser “patria del reguetón más comercial, de la televisión cloaca y donde el único audiovisual que puede ser financiado es el de la propaganda anticomunista con lenguaje de la Guerra Fría”.

Miami, de acuerdo con Razones de Cuba, requiere que cualquier artista, amén de su talento, se subordine “a la estrecha tolerancia de un mercado que sólo admite una postura si de Cuba se trata”.

El artículo celebra la actitud de entrevistados por Ian Padrón que se mantienen a favor del régimen, como Israel Rojas de Buena Fe y la estudiante de Derecho Elizabeth Rodríguez, sin ponderar que estos hayan podido compartir su visión en un espacio plural donde todas las posturas políticas han tenido voz, a diferencia de Razones de Cuba y todo el arsenal propagandístico del régimen.