A horas de anuncio de venta normada de cigarros, régimen reconoce incapacidad para cumplir cuota de Criollos

La empresa del régimen Tabacuba reconoció su incapacidad para cumplir con la cuota de ocho cajetillas mensuales de Criollos por consumidor, debido a "déficit de materias primas". Ahora sólo se expenderán cuatro, además de una de Aromas y otra de Titanes
Cigarros Criollos. Foto: ACN
 

Reproduce este artículo

Escasas horas separaron al anuncio de venta normada de cigarrillos por la libreta de abastecimientos en La Habana del reconocimiento del Grupo Empresarial del régimen Tabacuba de su incapacidad para cumplir con la cuota de ocho cajetillas mensuales de Criollos.

Este viernes, el director de la Empresa de Comercio de la capital, Humberto Cardoso Veliz, había informado que la comercialización de las marcas de cigarrillos Criollos, Aromas y Titanes -producidos exclusivamente para el comercio interior en pesos cubanos y a precios más accesibles que aquellos de mayor calidad- se haría el mes corriente en la red de 1 095 bodegas de la provincia, previa presentación de la libreta de abastecimiento.

Según detalló el funcionario, se expenderían ocho cajetillas de Criollos, una de Aromas y otra de Titanes a los consumidores que tuvieran más de 18 años.

Asimismo, se les vendería dos tabacos y una caja de fósforos, en una distribución que iniciaba este sábado a los precios habituales y de manera paulatina y escalonada.

Lo último significa que todas las bodegas no serán abastecidas a la vez ni estarán disponibles los productos al unísono, en un solo envío.

Sin embargo, el propio viernes en la noche, Tabacuba informó al subgrupo de Alimentación del Grupo Temporal de Trabajo para el enfrentamiento a la COVID-19 en La Habana la imposibilidad de cumplir con las cantidades previamente acordadas, debido al déficit de materia prima.

Así lo refirió el medio oficialista Tribuna de La Habana, según el cual Julio Martínez Roque, jefe del mencionado subgrupo gubernamental, explicó que, por el déficit, sólo se distribuirían cuatro cajetillas de Criollos, una de Aromas y otra de Titanes.

El funcionario precisó además que se mantendría la distribución de dos tabacos y una caja de fósforos, productos escasos en estos tiempos de pandemia y crisis al igual que los cigarrillos, y, por ende, propensos a su acaparamiento y reventa a precios muy superiores en el mercado informal.

El racionamiento de los cigarrillos destinados al consumo de la población nacional fumadora es también otro intento más del régimen por administrar su escasez crónica.

De la libreta o cartilla de racionamiento sólo han escapado desde su institución aquellos productos que pueden producirse en abundancia y venderse de manera normal y liberada. Mas, en estos tiempos de escasez e inflación, acentuadas por el “ordenamiento” monetario emprendido por las autoridades cubanas y por el impacto de la pandemia y las medidas restrictivas a las que obliga, los cigarrillos dejaron de ser un producto abundante y disponible en todo el momento.