Recomendar homeopatía para el coronavirus "no es ético y pudiera ser criminal"
Un economista cubano aseguró que los productos homeopáticos solo son efecto placebo
Productos hemeopáticos. Imagen de referencia, internet
 

El economista cubano Pablo Monreal citó a dos especialistas británicos para asegurar que los medicamentos homeopáticos son “basura”, y que no es ético y podría ser incluso criminal recomendarlos, en momentos en que el Gobierno de Cuba promueve un tratamiento natural para fortalecer el sistema inmunológico y enfrentar mejor la pandemia del coronavirus.   

“La entonces directora del sistema de salud de Gran Bretaña, profesora Sally Davies, afirmó que los remedios homeopáticos son “basura” y que no son más que placebos (Nota. Efecto Placebo: efectos de origen no explicado, no relacionados con el remedio utilizado)”, escribió Monreal este martes en su cuenta de Twitter.

En otro tuit agregó: “En un lenguaje más subido de tono, el Dr. Edzard Ernst, profesor emérito de la Universidad de Exeter y conocido autor, considera que recomendar la homeoprofilaxis no es ético, es irresponsable y posiblemente pudiera ser incluso criminal”.

Cuba inició la aplicación de un tratamiento homeopático para levantar las defensas del organismo de sus ciudadanos, como medio para afrontar mejor la pandemia del COVID-19, informó el lunes el Ministerio de Salud (Minsap), según reportes de agencias de prensa, retomados por periódicos de la región.

 

 

Se trata de Prevengho-Vir, unas gotas que se aplican debajo de la lengua, y que, según los especialistas cubanos, incrementan las defensas humanas ante enfermedades virales e infecciones respiratorias, dijo el informe.

“No es un producto que se ha registrado específicamente para el coronavirus sino que se utiliza en la prevención de enfermedades virales y enfermedades respiratorias agudas”, dijo Johan Perdomo, jefe del Departamento de Medicina Natural y Tradicional del Minsap, a la televisión estatal.

Por su parte, el doctor Francisco Durán, jefe del Departamento de Epidemiología del Minsap, aseguró que el tratamiento no impide que la persona se contagie del COVID-19, sino que puede entregar una mejor resistencia para enfrentar la enfermedad.

“Es un producto homeopático”, explicó Durán. “Que es muy bueno, inocuo y permite incrementar las defensas del organismo ante una enfermedad determinada… no excluye las medidas de prevención. No evita el contagio”.

Durán indicó que el producto no se venderá en las farmacias, sino que se distribuirá a través de los consultorios de las familias, el primer nivel del sistema de salud -universal y gratuito- que existen en cada cuadra.

De los 11.2 millones de habitantes de la isla caribeña, el 20.4% rebasa los 60 años. Según médicos, su uso comenzó en hogares de ancianos y sectores poblacionales en donde se han presentado casos del nuevo coronavirus.